jueves, 15 de abril de 2010

¡ A ti digo, ¡oh sol..., a ti digo que me favorezcas y alumbres la escuridad de mi ingenio...!"

















¡"Oh perpetuo descubridor de los antípodas, hacha del mundo, ojo del cielo , meneo dulce de las cantimploras , Timbrio aquí , Febo allí, tirador acá , médico acullá, padre de la poesía, inventor de la música, tú que siempre sales y, aunque lo parece, nunca te pones !"

Primera parte del comentario al capítulo 2, 45 del Quijote, publicado en "La acequia"

De cómo el gran Sancho Panza tomó la posesión de su ínsula y del modo que comenzó a gobernar.

Comienza el capítulo con un ¡oh! ¿Qué le pasa ahora a la “voz textual anónima”? ¡Cielos, se ha vuelto pagano! Invoca, solemnemente al sol, como astro y como dios Apolo. Como gran astro, ilumina cada día todo el globo terrestre con su antorcha, siempre sale, nunca se pone, es fuente de vida…y es tan humilde que desciende a menear dulcemente las cantimploras. Como dios Apolo es invocado con sus epítetos, pero con sorna: Timbrio aquí, Febo allá, tirador aquí, médico acullá… innumerables oficios los suyos, qué espabilado.

¿Y en qué va a desembocar el geográfico y mitológico rodeo? En las dudas del narrador, que no ve nada claro lo del gobierno de Sancho, y pide luz para su ingenio.

Tras este párrafo de tono paródico, nos encontramos de nuevo con Sancho y su acompañamiento. Llegan a la ínsula Barataria y…ahí está el mayordomo, el que fue Merlín y luego pasó a ser condesa Trifaldi. ¿Cómo he podido pensar que no se iba a inmiscuir en mi comentario?


(Continúa)

6 comentarios:

  1. ¡Maravillosas las fotos! y de tu aportación quijotesca ¡que te voy a decir que no te haya dicho ya! Me gustó lo de la obra teatral infantil que en la de la violada, no os enterarais de nada. Normal... Besotes, M.

    ResponderEliminar
  2. El inicio del capítulo es paródico y burlesco, las fotos de tu entrada son hermosas y placenteras y nos invitan a salir al campo en esta primavera tímida.
    ¡Vuelve el mayordomo! Ahora espía de los duques...

    ResponderEliminar
  3. Bien buscada la luz junto al agua, fuente de vida.

    Como en el Imperio de Su Majestad Felipe III, nunca se ponía el sol.

    Interesante la orientación teatral que le das al relato de la ínsula, nos recuerdas que los acontecimientos son una farsa. Cervantes lo cuenta como si todo fuera realidad.

    El duque está bien informado de lo sucedido con Sancho, le parece más divertido lo que pueda ocurrir con DQ en el castillo. Tiene la colaboración del cronista y del mayordomo.
    A la espera del relato de la sagacidad de Sancho

    ResponderEliminar
  4. Que de color le has puesto a la entrada...genial..hoy por aquí rememoramos tiempos pasados...hace un día de pleno invierno...

    Que a mi en su día me paso lo que a ti...que no tenía ni idea de lo que pasaba con lo de las monedas...besos

    ResponderEliminar
  5. Merche: entre que no sabíamos del tema y el texto estaba mutilado, te puedes imaginar. En cuanto a las fotos, anduve detrás del sol, incluso tras el cogote de Cervantes, la estatua, claro...

    Pedro: me gustaría saber en qué texto caballeresco, en concreto, se fijó Cervantes. O textos...Este mayordomo me tiene frita, peor que un virus, ya lo dije.

    Pancho:la luz y el agua ofrecen, cuando se juntan, imágenes muy bellas.
    Así es, me imagino al mayordomo como un director teatral, con cierta experiencia y que es capaz de llevar adelante la farsa, con personal no profesional.
    El duque no está pero alguien lo anota detalladamente, para su información.La duquesa, no sabemos dónde se ha metido. Igual se vistió de lagarterana.

    Manuel: color que da calor.No nos enterábamos de nada, en cambio los de ahora...

    ResponderEliminar
  6. Son unas fotos estupendas.Abrazos

    ResponderEliminar