sábado, 27 de noviembre de 2010

"Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos..."



"Historia del pastor Grisóstomo y la pastora Marcela" de Valero Iriarte.

En mi entrada anterior, a propósito del " Día Internacional contra la violencia machista" recordaba unas palabras del Quijote, las de la pastora Marcela, las mismas que recordó Soledad Puértolas, en su reciente discurso de entrada en la Real Academia de la Lengua: "Yo nací libre...".



Pedro Ojeda nos decía,el 22 de noviembre de 2010, en una interesante entrada, de su blog "La acequia":
"Su discurso se tituló Aliados. Los personajes secundarios del Quijote. Parte de que el Quijote es una fuente inagotable para el aprendizaje de cualquier escritor porque Cervantes se atreve a todo, en especial a opinar sobre la misma obra al hilo de la trama...Afirma Puértolas que, entre los muchos temas del Quijote, eligió el de los secundarios por su predilección por este tipo de personajes tanto en la vida como en la literatura, tema que tanto hemos abordado en nuestra lectura."

Entre los personajes secundarios, la escritora se fija especialmente en los personajes femeninos y nos muestra a un don Quijote marcado por Dulcinea,su corazón le pertenece; pero " que no es ni mucho menos insensible
a los encantos femeninos"
Un don Quijote incapaz de negarles su ayuda. Un don Quijote al que le gusta "el juego del amor". Y Marcela irrumpe, dejando "una huella imborrable" en el "universo caballeresco de la primera parte", con su "firme declaración de libertad" y su fama de "cruel e ingrata".

A mí siempre me gustó mucho este personaje y su firme "Yo nací libre". Me gusta especialmente porque,como escribe Soledad Puértolas,"alcanza la plenitud a solas, no en función del otro", no "en función del amor". Aunque, no deje de percibir cierto tufillo tridentino, lo que señalaba Pedro Ojeda en "Una mujer que quiere ser libre a la que sólo hace caso un loco (Cap. 1.14)":

"en las expresiones que vierte, no deja de percibirse cierto contenido contrarreformista sobre la virginidad en la toma de esa decisión -podría ser tolerable la libertad de Marcela mientras no sea en lo sexual y su voluntad de no ceder a los deseos de su tutor le suponen apartese del mundo-."


Concilio de Trento o tridentino concilio contrarreformista.

Mi aventura quijotesca en "La acequia" comenzó con el capítulo 1,17 y no tuve oportunidad de hablar de la libérrima pastora. Don Quijote se muere y termina el secundario baile de personajes, las visitas de mi sufrido ordenador.

¿Qué pasa? Uy, que el baile sigue. Que no, que ya no comento capítulos...

Una bella mujer aparece en pantalla, va vestida de pastora, de pastora pastoril, vosotros me entendéis. Acaricia un corderito por si hay alguna duda de su bucólica condición. Hable, hable, señora Marcela.



Saludo a vuestra merced, mujer amanuense. Traigo muy buenas referencias de vuestra merced, me han dicho que tiene vuestra merced debilidad por los personajes secundarios del gran libro. También tengo noticias de los escritos y discursos de una señora principal llamada Soledad Puértolas, que nos denomina aliados a los humildes secundarios.

Aliada soy de don Quijote porque me brinda su incondicional servicio, mientras los pastores me comparan con el monstruoso basilisco de asesina mirada o con el cruel Nero de Tarpeya.


"¡oh fiero basilisco destas montañas!"


"¿O a ver desde esa altura, como otro despiadado Nero, el incendio de su abrasada Roma ?

Ay, qué palabras las de Ambrosio...Rechacé a Grisóstomo, mas no soy su asesina y no vengo a regocijarme ante la vista de su cadáver. De pena murió el pastor o ...¿fueron sus propias manos las ejecutoras? ¡Condenación eterna! ¡Dios no lo quiera!

El cielo me hizo hermosa, tanto que mi hermosura mueve al amor. Mas yo no estoy obligada a amar a quien me ama, que el verdadero amor es voluntario. Amor forzoso no es amor.

¿Y si fuera fea? "¿Fuera justo que me quejara de vosotros porque no me amábades?"

Yo no escogí ser hermosa, no. Si"la víbora no merece ser culpada por la ponzoña que tiene, puesto que con ella mata, por habérsela dado naturaleza"...tampoco yo he de ser reprehendida.



"la víbora no merece ser culpada por la ponzoña que tiene, puesto que con ella mata, por habérsela dado naturaleza"

Honesta soy y , como tal, soy " fuego apartado o...espada aguda". No quemo ni corto a los que no se me acercan.



"Fuego soy apartado y espada puesta lejos"

He de vivir apartada,´con la única compañía de los árboles de estas montañas, mirándome en el espejo que me ofrecen las cristalinas aguas.



"Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos..."



"... las claras aguas destos arroyos, mis espejos..."

Me llaman, son mis compañeras : la hija del ventero, Maritornes, Dorotea...Ya voy, amigas. Quede con Dios vuestra merced.

Se va y me deja con ganas de preguntarle tantas cosas.

Un abrazo de María Ángeles Merino.


Ya, ya sé que don Quijote se murió...Es que ese capítulo no lo había comentado y Marcela es mucha Marcela.


¡Ah! Y lo publico en "La acequia", en la entrada correspondiente.

Pedro Ojeda dice en este blog:

"Marcela es una soberbia creación de Cervantes, inolvidable desde el punto de vista narrativo e ideológico.
Estamos todos atrapados por el libro."

Así es, Pedro.

11 comentarios:

Asun dijo...

jajajajajaja, ¡La de secundarios que han de aparecer todavía por ese ordenador!

Muy oportuna la aparición de Marcela junto con Soledad Puértolas.

Cuánta razón tiene Marcela anteponiendo su libertad a seguir fielmente los preceptos de la época. A mí también me gusta Marcela, sí señora.

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Marcela es una soberbia creación de Cervantes, inolvidable desde el punto de vista narrativo e ideológico.
Estamos todos atrapados por el libro.

Myriam dijo...

¡Ya lo creo que Marcela es mucha Marcela!

Me alegro de que hayas podido comentar este capítulo y de paso, me gustó volver a leer la clase de Pedro.

Besos

pancho dijo...

Con la práctica que has cogido en los secundarios del Quijote, hasta la nueva académica te tendrá que pedir opinión.

Magnífico despliegue de imágenes y sabia mezcla en la entrada.

He ido al enlace de La Acequia,cuando Pedro respondía a todos, uno por uno. Creo que voy a tener que volver a leer el Quijote. Esta Marcela ya es como una nebulosa lejana.

Un abrazo.

Antonio Aguilera dijo...

Es tan vasto, largo, ancho, profundo y frondoso El Quijote, que estoy con Pancho en que habría que volver a leerlo.
Bueno, yo de momento lo sigo escuchando en Mp3 durante mis, cada vez más breves, paseos. Estoy enganchado en el 2.74 el de la muerte, porque la interpretación del locutor es extraordinaria. Creo que me aprenderé un trocito de memoria, para recordarlo durante el resto de vida que me quede.

Pues sí, Abejita Mª Ángeles, cuando Pedro posteó lo de la Sra Puertolas y sus secundarios, indefectiblemente tuve que pensar en tí.
Tú eres por antonomasia la creadora, o más bien la que le ha dado vida después de Cervantes a estos personajes. La idea ha sido maravillosa, original donde las haya; y diría que casi revolucionaria, por la evolución redoblada que representa el proyecto.

Además, como te faltaba Marcela, no te pudiste reprimir. Sé que disfrutas y gozas con tus aportaciones. Te puedo decir que yo también. Porque admiro la pasión que se pone en un trabajo; el entusiasmo. Y hay que tener muchos bemoles de pasión para hacerlo así de bien.

El Quijote no es como otros libros, que con una lectura o tal vez dos, se le exprime el contenido. El Quijote se puede estar leyendo toda la vida.
Leí en una entrada tuya qye ya lo hiciste unas cuatro veces. Yo sólo dos, y pienso que me harían falta muchas más. Este libro es una fuente inagotable de riqueza espiritual, de sabiduría. ¿Cómo pudo Cervantes saber tanto?. Parte me lo explico por lo mucho que sufrió.

Buenas noches Abejita, un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Genial como siempre Abejita! Marcela fue un personaje breve pero MUY interesante. Me encantó esa libertad que profesaba y el hecho de no caer en los requiebros de... ay, ¿cómo se llama? Grisóntomo (ya sé que no es ese su nombre pero si voy a ver tu post se me borra el comentario. Es parecido pero ya sabes a quién me refiero...) vi que no solo era libre sino también bastante lesbiana. Sigo con mi teoría de que El Quijote, en el fondo, es una loa a la homosexualidad. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Grisóstomo...

Abejita de la Vega dijo...

Asun: bullen entre los canalículos, Asun. Soledad Puértolas me trajo a Marcela, mujer que antepone su libertad. Nos gusta, sí señora.

Pedro: soberbia e inolvidable, eso es. Este libro nos ha embrujado, estamos encantados por algún malandrín.

Myriam: muchíiiiisima Marcela y, de paso, hemos recordado un lejano capítulo, unos lejanos comentarios de Pedro, miel sobre hojuelas.

pancho: máster en secundarios quijotescos, con excelentes profesores: todos vosotros.
Marcela, la saqué de la nebulosa.

Antonio: haya que leerlo siempre, lo haremos. Me gusta mucho lo que dices: sabía Cervantes mucho porque sufrió mucho.Eso del mp3 es buena idea...
Disfruto con esto, es verdad, se me nota. A ti también, Antonio. También tú tienes bemoles de pasión. Ay, qué razón tiene Pedro: este libro nos tiene...

Merche: la homosexualidad está en el Quijote, también lo veo yo así. Pero no en el caso de Marcela. Marcela tiene vocación de mujer sola, en sus soledades no hay hombre pero tampoco hay mujer. Es una soltera con vocación, nada más. Yo conozco a otra. Mi respeto a las lesbianas, pero mi Marcela no es eso. Grisóstomo, qué nombrecito.

Un abrazo a todos, nos vemos.

Firvulag dijo...

Abejita, te imagino cogiendo a los secundarios y metiéndolos en las celdas hexagonales de tu panal de miel. Un poco de imaginación y otro poco de photoshop y, ¡voilà!.

Me apunto a lo dicho por Pancho y por Antonio. Hay que tener un más que buen dominio del Quijote para poder dar vida a tanto secundario y por supuesto dedicarle mucho tiempo. Gracias por compartir estas "apariciones catódicas" en tu pc con todos nosotros.

Saludos y nos vemos el sábado ¿o quizás el viernes?.

José Manuel.

Abejita de la Vega dijo...

Gracias, Firvulag,por tus palabras. Ya me cuesta meterlos en las celdillas, pero van entrando.
Nos vemos el viernes o el sábado.
Un abrazo

JOSE CAMPOS dijo...

Donde estas Sra mia que no te importa mi mal? O no lo sabes Sra o eres falsa y desleal. Ya se que me quieres Olalla aunque nunca me lo has dicho. Pero lo dicen tus ojos , mudas lenguas de amorio. No solo lei el Quijote sino que tengo todos los cuadros de Gustav Dore pintados a color por mi. Si os gusta el tema puedo daros la direccion de la WEB-
Saludos cordiales de Campos