miércoles, 11 de noviembre de 2009

Don Quijote, pionero de la espeleología.


En esta página "Don Quijote, pionero de la espeleología". se analizan algunos textos del Quijote desde el punto de vista de un espeleólogo.

Comienza así:

"... hemos de recordar que el insigne hidalgo manchego fue en época muy temprana pionero en la exploración de cuevas, tal y como se relata en los capítulos 22 y 23 de la segunda parte de la inmortal novela de Cervantes.

Todo un espeleólogo avant-la-lettre, Don Quijote tiene escasos predecesores en la historia de la espeleología...la mayoría de referencias a exploraciones antiguas de cavernas son posteriores a las fechas (1605-1615) en que Cervantes publicó su obra:...se ha dado en convenir que la verdadera espeleología, una de las ciencias más jóvenes, no comienza hasta finales del siglo XVIII o principios del XIX, al amparo de las nuevas ideas enciclopedistas que trajo la Ilustración, cuando la curiosidad de los científicos estimuló la prospección de las cuevas europeas a la búsqueda de restos fósiles.

Hasta entonces, las cuevas habían sido objeto de toda clase de supersticiones, tenidas como antros donde habitaban monstruos, seres fantásticos o maléficos, o como puertas de entrada a las regiones infernales, y estos temores sólo eran desafiados ocasionalmente por intrépidos mineros a la busca de metales. Es en este contexto donde hay que situar la hazaña de Don Quijote, para poder valorar en toda su dimensión la audacia y valentía desplegadas por el caballero al atreverse a descender solo por la sima de Montesinos, cueva que realmente existe en la región de la Mancha.

Aunque lo sabemos ficción, no nos deja de sorprender en el relato la gran similitud, el continuo paralelismo, en todos los detalles, de las peripecias relatadas en el libro con las que habitualmente pasamos los que hoy en día exploramos cuevas, y ello nos da pie a elucubrar acerca de si el mismo don Miguel de Cervantes habría visitado en persona una gruta, o al menos hablado con alguien que lo había hecho."

No dejéis de consultarla.¡Y Sancho también fue espeleólogo a la fuerza!Más adelante...

8 comentarios:

  1. Interesante documento. Cada dia me doy cuenta más ¡de lo visionario que era Cervan! Un caso. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho esta entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cervantes demostró ser un gran observador. Y por su oficio recorrió mucho terreno.

    Mª Ángeles, un abrazo

    ResponderEliminar
  4. a mi que me da que uno de sus descendientes fue Perez de Tudela...besos

    ResponderEliminar
  5. Es que esto es lo bueno de la obra que nos lleva semalmente a nuestro encuentro, las distintas lecturas que se pueden hacer además de la que realmente representa. Un abrazo ahora...

    ResponderEliminar
  6. Me ha entrado un vértigo al leer lo de "la Torca de Fuencaliente, cuya boca descomunal se abre en una pedregosa loma salpicada de sabinas en un silvestre paraje de la provincia de Soria, y que tiene más de ochenta metros de caída vertical, sólo apta para expertos."¿¿¿ No se os ocurrirá ponerlo en el programa de excursión el 2011??? Con "nuestra " sima ya nos vale!
    Besitos, de vértigo....;-)

    ResponderEliminar
  7. Un visionario, un gran observador, un ascendiente de Pérez de Tudela...y en el 2011 podíamos ir a la Torca esa, je, je.
    Cornelius,quedaste muy bien en el manifiesto, a pesar de ese fondo de "angelitos" prieguenses o prieguinos.

    Un beso a todos.

    ResponderEliminar
  8. Nunca me gustó eso de entrar en sitios oscuros y apretados, con agua hasta las rodillas. Una vez entré en una cueva con unos amigos y aquello no me gustó para nada. No he vuelto. Fue en el norte de tu provincia, hay muchas cuevas.

    Muy bueno el enlace y la conexión de DQ con la espeleología. Buen hallazgo. Sabía yo que alguien tenía que haberlo relacionado antes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar