jueves, 26 de mayo de 2011

Una rima de Bécquer para Jaime Tobes. Un enlace para las dos lecturas.




¡Hola Sara! Como llevo ya un tiempo hablando contigo, me permito la libertad de salirme, un momento, de ese libro, "Viene la noche", donde el escritor Óscar Esquivias te dio la vida.

El profesor Pedro Ojeda , en " La acequia", nos ha propuesto la lectura colectiva de las "Rimas" de Gustavo Adolfo Bécquer. Dirás que todavía no he acabado con vosotros y tienes razón. Habrá para todos, mas  ahora quiero enlazar las dos lecturas.

 La semana pasada, volví a leer la rima  51, XI y me acordé de  tu Jaime, enseguida te sonreirás y verás por qué. Seguro que había leído a Bécquer , cuando de jovencillo te escribía versitos en la inefable revista parroquial, la  "Turris ebúrnea" . Está claro que tú no eres la ardiente morena ni la rubia de las trenzas de oro. No recuerdo  dato alguno acerca de  tu aspecto físico, en "Viene la noche", lo repasaré.




 Y, antes de colocar la rima, he de deciros que en ninguna novela, en ninguna, he visto planteado un problema, llamémoslo así, como el vuestro. Problema para los demás, pero no para vosotros. Benjamín, tu suegro, ya no levanta cabeza desde aquella declaración vuestra de "no genitalidad". Pobre viejo: lo de su hijo, lo de Clarita, lo de Teresa, la próstata, la desorientación, el desinterés por todo, el infierno que precede a la oscuridad.

Te dejo, os dejo, con el genial sevillano:

[51, XI]

—Yo soy ardiente, yo soy morena,

yo soy el símbolo de la pasión,

de ansia de goces mi alma está llena.

¿A mí me buscas?



—No es a ti: no.



—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro:

puedo brindarte dichas sin fin.

Yo de ternura guardo un tesoro.

 

¿A mí me llamas?



—No: no es a ti.

 

—Yo soy un sueño, un imposible,

vano fantasma de niebla y luz.

Soy incorpórea, soy intangible

no puedo amarte.

 
—¡Oh ven; ven tú!

(Gustavo Adolfo Bécquer)


Un abrazo para todos los que entráis por aquí de:

María Ángeles Merino

Pedro Ojeda dice en "La acequia":

"Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, comenta los capítulos 15 y 16 de Viene la noche, centrados en la sensación del protagonista como un pozo seco. No os perdáis en esta entrada a Esquivias colgado. Al comentar el capítulo 17 narra el segundo viaje del protagonista a Burgos, apesadumbrado. Finalmente, solo como ella es capaz de hacerlo, une la lectura de la trilogía dantesca con la de Bécquer."


 

11 comentarios:

Aldabra dijo...

pues muy bien enlazado, ¡lo que no se te ocurra a ti!

me encanta esa estatua homenaje a Bécquer, esas mujeres como desmayadas...

biquiños,

pancho dijo...

No está mal tu propuesta: empezar con Bécquer como si fuera una continuación de tu carta a Sara.

Fui al enlace y no parece tener mal gusto el boliviano "crítico a la izquierda", que cualquiera sabe qué significará.

He leído bastante del libro, pero esperaremos a ver qué es lo que propone el jefe.

Un abrazo.

Asun dijo...

Desde luego tienes una imaginación desbordante, y una capacidad de enlazar cosas digna de admiración.

Intuyo que la visión de las tres bellezas femeninas que enlazas en ese blog va a ser del agrado de los visitantes del género masculino jejejeje.

Besos

Myriam dijo...

¡Seguro que Jaime se pone feliz con esa rima de Becquer!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Estoy asombrado con tu capacidad para unir estas lecturas... solo hubiera faltado que apareciera algún secundario cervantino.
¡Mil gracias en nombre de todos!

Paco Cuesta dijo...

Sueño imposible para Benjamín comprender ese modelo de relación.

Marina dijo...

(suspiro, suspiro, suspiro, suspiro...y más suspiros...)

Hola corazón. Becquer mi gran amor...que poema...(suspiro)

Por cierto he seguido tu enlace y me muero de la risa con la ocurrencia de Diego.

Secundo lo que dice Pedro, eres una genia.

Besos mi niña.

Kety dijo...

Un abrazo para tí que eres genial.

Gelu dijo...

Buenos días, Abejita de la Vega:

- Estupenda fotografía del monumento a Bécquer.
He mirado todos los enlaces del Centro Virtual Cervantes que aportas.
¡Cuánto me gustaría ver el manuscrito de los poemas del Libro de los gorriones!.
El que tú has elegido es una maravilla.

- He puesto el enlace de esta entrada en la mía Gustavo Adolfo Bécquer, de mi blog, con tu permiso, espero.

Abrazos.

P.D.: El boliviano Diego Bracamonte parece que ama la poesía y la belleza.

Abejita de la Vega dijo...

Aldabra: enlazamos a tope. Las tres mujeres desmayadas, eso le hubiera gustado a Gustavo Adolfo.

Pancho: el boliviano tiene buen gusto, no cabe duda. El jefe propondrá...

Asun: les ha gustado el enlace, sí.

Pedro: eso hubiera estado bien, un secundario cervantino leyendo las rimas...

Myriam: a Jaime le gustaba,una mujer incorpórea, nada de genitalides.

Besos a todos, gracias

Abejita de la Vega dijo...

Marina: suspira, suspira, que Bécquer nos hace suspirar, son aire y van al aire. Qué tres beldades las del blog hermano...

Paco: Benjamín quiere Claritas corpóreas, bien corpóreas, no entiende nada a su hijo.

Gelu: los enlaces son los que puso Pedro, los copié de él. son buenísimos. A mí también me gustaría ver el manuscrito. Me gustaría también ir al parque de María Luisa, en Sevilla.


Kety: espero que todo vaya bien, qué alegría verte por aquí.

Besos amigos, gracias por vuestras palabras.