lunes, 21 de febrero de 2011

Ocho cuadros del Greco al lado del sepulcro del arcediano Fernández de Villegas.

Voy por la burgalesa calle de la Paloma. Ahí en los muros del Claustro bajo, anuncian una exposición de pinturas del Greco, en la capilla de la Natividad.



En realidad, aunque el Greco sea interesante, el motivo de mi visita a la Catedral es reconstruir el final de la novela "La ciudad del Gran Rey", de Óscar Esquivias. Con los ojos de la imaginación, veo algo así:



Llego al sepulcro del arcediano Fernández de Villegas.



En esta capilla, la de la Natividad, están expuestos los ocho cuadros.





La oración del huerto, la Verónica, un crucificado con vista de Toledo, la Anunciación, San Francisco, Magdalena penitente...Destacaría este impresionante San Sebastián, traído de la catedral de Palencia.



Acerco mi cámara a la firma de Domenikos Theotokopoulos. Δομήνικος Θεοτοκόπουλος .



También llama mi atención la fantasmal vista de Toledo, a los pies de este crucificado.





¿Por qué el Greco veía así su ciudad? ¿Alucinaciones tal vez? Eso decía el doctor Marañón...



Paso del Toledo lunar del Greco a la "La ciudad del Gran Rey", de Óscar Esquivias.¿Se parecen en algo?

Aquel día de febrero de 2011 había leído las últimas páginas, tenía la mañana libre y me apetecía ir a la catedral.

Tras la exposición, sigo viviendo las páginas finales del libro...

Intento hacer un comentario que abarque todo el libro, pero ya conocéis mis dificultades para la síntesis. En ello estoy.


Un abrazo de María Ángeles Merino

14 comentarios:

  1. ¡Cuánto me gusta el Greco!
    Cuando lo descubrí a parte de admirar su peculiar estilo, me divertía buscar su firma sea en un drapeado, en un pañuelo, su mirada, el único en mirar el espectador ( su hijo también en cuadros puntuales, como "el entierro del Conde de Orgaz")¡Gracias Marian por aúnar dos paseos en uno!

    Besos, muchos..

    ResponderEliminar
  2. Pues no puedo leer tu entrada porque voy por la mitad del primer libro. Seguro que en la próxima comida no me dan el postre, por tardona. Pero vuelvo recurrentemente según lo que voy leyendo.
    Un beso prenda.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues el paseo por "La Ciudad del Gran Rey" se ha convertido en un paseo por parte de la obra de El Greco, que también está bien.
    Gracias por esta nueva perspectiva.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Abejita, te leo y he visto tus fotos maravillosas pero, como sabes, no paro de trabajar y no tengo mucho tiempo para comentar comme il faut... Ya vendrán los tiempos más tranquilos de jubilata... (los estoy deseando). Besotes, M.

    ResponderEliminar
  5. Gracis MªÁngeles por acercarme al Greco, ya he visto que tú de un tiro has matado dos pájaros.
    La verdad, no me estraña que estés tan atareada te lo trabajas muy bien.
    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  6. Gracias ahora también por el Greco. Genial tu recorrido. Un beso

    ResponderEliminar
  7. una nueva incursión por el purgatorio...llamaría yo a tus viajes en busca de lo inesperado.....besos

    ResponderEliminar
  8. Difícil encontrar mejor ubicación para los cuadros del Greco que esa capilla tan magnífica. La visión de Toledo del Greco es un gran lienzo. Recuerdo que lo vi en la National Gallery de Londres hace bastantes años. Lo tenían prestado de algún museo de Nueva York. Bien podría ser el Burgos de la Ciudad del Gran Rey.
    Tiempo mejor aprovechado imposible.

    Qué maravilla el blog monográfico que nos enlazas sobre El Greco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ya te dije que en la Ciudad del Gran Rey no desentonan para nada los cuadros del Greco. Al final y con tu esfuerzo te ha quedado una entrada redonda.

    Un abrazo

    Luz

    ResponderEliminar
  10. Una gran iniciativa que podremos apreciar una y otra vez

    ResponderEliminar
  11. Con una mano maestra que bien enlazadas se quedan unas cosas y otras: La ciudad del gran rey y El Greco; Burgos y Toledo. Conozco Toledo y vi un par de cuadros de El Grego, allí. Tal vez guarden cierto parecido las dos ciudades, mucha piedra y mucha historia. Biquiños.
    Ah, y hagas lo que hagas con el final/resumen de la novela, lo harás bien, sin duda.

    ResponderEliminar
  12. Uno de mis pintores favoritos.

    Besos...!

    ResponderEliminar
  13. Martine: el Greco y su hijo miran al espectador, los demás están a lo suyo...pues es verdad. Estoy pensando en el entierro del Conde de Orgaz, menudo cuadro. Hemos paseado juntas, exploradora.

    Marina: tardona tambien yo, lo que tardo en contestaros. Y lo que he tardado en rematar el comentario a este libro con tantas facetas.

    Asun: Esquivias me ha llevado hasta la catedral, la catedral al Greco y del Greco a Esquivias otra vez.

    Merche: tendrás tiempo.

    Pilar: en los blogs es así, un tema lleva a otro, son comunicación. Me hace ilusión que pases por aquí con tu avatar: ese gatito.

    Myriam: estábamos con Esquivias y nos hemos encontrado al Greco, qué será lo próximo.

    Manuel: lo inesperado, así es.

    Pancho: es un cuadro magnífico y la capilla le viene como anillo al dedo. Ese blog es magnífico y...es del mismo Domenicos. Así veis unas buenas fotos, con flash y resoluciones mil.

    Luz: no veas lo que me ha costado la entrada sintética...El Greco se sentiría a gusto en esa capilla, que no desentona nada con nuestra aventura literaria.

    Paco: ya vi que tú también las has visitado, buena iniciativa, efectivamente.

    Aldabra: tenemos mucho en común, aunque Toledo sea más grande y su Tajo comparado con nuestro Arlanzón...

    Cornelivs: un místico...

    Gracias por visitarme, besos y bicos.

    ResponderEliminar
  14. Unir ambas pasiones -la visión del Greco y la lectura de Esquivias es una gran oportunidad para visitar la Catedral, sin duda.

    ResponderEliminar