domingo, 27 de febrero de 2011

Una pausa, entre libros, para ver que algo brota en febrero...







Almendros en Campo Real, fotografiados por Pili Medina. Gracias, amiga, por llevarme junto a ellos.







Algo brota tímidamente, en el jardín cementerio que rodea la ermita de San Amaro, en Burgos.







Y brota aquel ciruelo de la subida al cerro San Miguel, al que yo llamé almendro. Desde aquí doy las gracias a las amigas que me dieron la noticia...

Una pausa, entre libros, fotos y comentarios, para ver que algo brota ya en este febrero que se nos va.

6 comentarios:

Asun dijo...

Aunque el invierno todavía quiere dar los últimos coletazos, tenemos la primavera a la vuelta de la esquina.
¡Ayyyy, que ganicas!

Besos

pancho dijo...

No viene mal levantar la vista para ver que las primeras plantas ya se desperezan.

Acabé la novela de la ciudad extraña, pero he quedado saturado de polillas y purgatorios, no porque la novela no fuera interesante sino porque el capítulo era largo y ahbía muchas notas que tomar.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

La primavera se adelanta, quizá sea un presagio.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¿Han brotado ya los almendros? Ni he podido salir a verlos.

Aldabra dijo...

La naturaleza empieza a explosionar un año más. Biquiños,

Myriam dijo...

¡Qué maravilla esos primeros brotes! Una delicia d epaseo, gracias por regalarnoslo.

Besos