domingo, 30 de enero de 2011

Sin cadena, sin pedal, esta locura del pueblo no puede ir muy lejos.

Comentario a parte del capítulo 3, del libro "Inquietud en el Paraíso ", de Óscar Esquivias.

La locura de un cura, la locura de los militares y, ahora, la locura del pueblo por salir de la miseria, locura que no debiera ser tal.

Julio de 1936. Soy Román Bayona, un chico de pueblo y acabo de llegar a Burgos. Como tantos de mi edad, no he podido ajustarme de pastor o jornalero. No sé escribir, sólo sé firmar, suficiente para conseguir un trabajo “en los corros de la plaza de Prim”. Dicen que hay vagos que no acuden a los tajos y que a lo mejor…




Plaza de Prim, antes y después. También llamada Plaza del Mercado, hoy Santo Domingo de Guzmán. La foto antigua es del fotógrafo Juan Antonio Cortés (1851-1944).

Mi tío Julián, me anuncia una vida nueva:. Sudando , eso sí, pero sólo con el espíritu y viajando hacia unas luces que debe haber por ahí. Que no, tío Julián, que no he venio a eso. Que quiero ganar dinero ya y mandárselo a madre. Bueno, ya sé que vengo a lo que me mandes. ¿Esquirol? Nooo. ¿Y eso qué es? No, no.

La casa de mis tíos es oscura y huele mal. El gato Sebastián, tiene nombre y to, está a punto de terminar en la cazuela, pobre.



En Burgos, viven peor que en Castrojeriz y pasan más hambre, digo. Qué bien me recibe la tía Luisa, la cesta de viandas alegra su cara. Hogaza, cecina, queso, cebollas, ajos, vino y un pollo bien gordo. A saber de dónde habrá sacado mi madre esas maravillas. Y cuando ya no quede nada en la cesta, ale, pa fuera el sobrino.



Al día siguiente, mi tío me lleva a poner una primera piedra, la de mi reconstrucción espiritual . No, no hay manera de entenderle, ni de saber a dónde me lleva. En la caja, lleva sus útiles de relojero, menos mal, a ver si menseña un oficio. Piedra no lleva ninguna.

Pasamos por la Virgen de la Alegría, una santa con cepillo enrejao, en la fachada de la Catedral. Miro como mi tío echa unos céntimos. Me explica que es ahí donde las “putitas” echan moneas porque es su “Virgen”. Y el dinero pa los niños de la inclusa…


La Virgen de la Alegría está enrejada, en la parte alta de la Catedral de Burgos.


La Virgen en procesión, celebrando la Resurrección

Pasan por delante de la Puerta Alta de la Catedral, los apóstoles lucen pintura colorá y unas letras dicen algo que entristece a mi buen tío.


Puerta Alta de la Catedral, llamada Puerta de la Coronería. Es la que da acceso a la Puerta Dorada.

Bueno es, aunque no trabaje mucho, sólo hace arreglos por su cuenta y se queda con las plus valías… no hay quien lo entienda. Y nada de reventar relojes, eso fue antes de que es don Manuel, tan sabio, le hiciera no sé qué con el civismo.

Llegamos delante una casona poco apañá, con una bandera de esas de tres colores, hecha jirones, en un palo. Mi tío me dice que es la Casa el Pueblo.



Casa del Pueblo en la calle Fernán González, en Burgos. Foto tomada del libro ya citado de A. Merino.

Y que es como la Academia de Platón. Me imagino que será como una del pueblo, donde estudian francés las señoritingas. La puerta está cerrá y las ventanas tapás con tablones. Por fin, nos abre un señor con una escopeta. Conoce al tío y pregunta por mí. Yo me presento y le llamo “Señor Plutón”, macordao de su nombre. Le digo que voy a aprender francés y el hombre me mira con cara de malas pulgas. El tío explica quién soy y deja de apuntarme.

Hay que arreglar un reloj de un señor principal que se llama Labin. Pero allí nadie piensa en el reloj porque han matao a un señor calvo que se llama Sotelo. Mi tío dice que eso no es gordo, gordo; pero se le ve triste.



Foto de Santos Yubero. Calvo Sotelo muerto.

Mi tío me enseña muchas cosas que no entiendo. Cuando ya había cogió el gusto a sus palabras, caen piedras desde fuera y luego tiros, como de cazadores.

Hay una camioneta con banderas de las de dos colores y unos señoritingos con camisas azul claro. Pum, pum, caen los retratos y el de una chica muy guapa, con los pechos pa fuera, que dicen ques la República. También la llaman Catalana y Niña.




El reloj del Labin, queda hecho trizas, dicen que tenía una musiquita muy maja . Todos los de allí se ponen a jugar con escobas a la manera de escopetas. Gritan “Pum”, muy alto, muy alto, pa engañarlos. Pero quiá. Siguen los tiros.
Dicen que necesitan armas. Un señor coge un libro mu gordo y se lo tira. Le dicen a mi tío que tiene que ir a un sitio mu fino, el Clu de tenis de una castellana. Tiene que ir a hablar con un señor abogao que se llama Lavilla. Nosotros le daremos un recao para el Labin ese, que está en los Madriles.

En el clu ese, un sitio muy guapo, hay chicas muy guapas y señoritos en pantalón corto. Juegan a una cosa que se llama tenis, con una pelotica y un palo con redondel.



Club de tenis de la Castellana (Burgos). Foto tomada del libro ya citado de Agustín Merino.

Sale Lavilla y nos mete en un sitio donde hay que desnudarse primero porque cae agua, mucha agua. Dice que así hablamos y no se entera nadie. Hace mucho que no me baño y el agua sale mu cochina y no digamos la del señor Julián. Da mucho gustito, me doy jabón hasta en el culo. El abogao ese nos hace poco caso, coge el recao y nos enseña su culo peludo. No se quiere mojar, oigo al tío.


http://www.innoversia.net/rfp/investigacion-331-0.html

Y salimos de allí con esas bicis que no sirven para na, sin cadena y sin pedal. Con dignidad, eso sí. Y me dice que aprenda la licción de humildá , que esos de Labin fueron los que echaron a ese señor tan sabio, el don Manuel Santamaría, el que le llevó por el buen camino.

No entiendo na, sólo que ese Manuel fue alcalde de la capital. Y que es socialista, eso sí que lo he pillao, que el cura de mi pueblo dice desos que tien rabo, como el mismo demonio. Pero mi tío dice que esos son los buenos y si lo dice el tío con lo bueno ques…



Foto de una visita que hizo Pablo Iglesias a Burgos, está tomada junto al Teatro Principal. Procede del ya citado libro de A. Merino.

No le digáis a nadie que llevo guardao el retrato de la República guapa esa, con unos pechos…

Sin cadena, sin pedal, esta locura del pueblo no puede ir muy lejos.


Un abrazo de María Ángeles Merino para todos los que pasáis por aquí.

Concluiré en la próxima entrada con "Inquietud en el Paraíso", en la siguiente estaré en "La ciudad del Gran Rey", con las estatuas tomando sopa...

15 comentarios:

Martine dijo...

Rodrigo.. Román.. Ambos me caen bien, muy bien.
Has interpretado a las mil maravillas el hablar genuino de este pobre adolescente llegado del pueblo.
Aparece en el lugar equivocado, en el momento equivocado en la "ciudad" que pronto se verá envuelta en la cruenta guerra civil,y tristemente formará parte de las víctimas, esas que no tendran derecho a una sepultura..

Emotivo y siempre muy bien documentadas tus Entradas, Marian.

Un beso.

Merche Pallarés dijo...

Como siempre, le has dado vida a uno de tus personajes secundarios, esta vez a Román excelentemente. Estoy deseando ver tus fotos de Carlos III, el niño de la oca, Teodorico I etc. y si están en medio de comerse la sopa, mejor...je,je... Besotes, M.

pancho dijo...

Mal asunto cuando la integridad de los gatos corre peligro.

Excelente recreación del personaje de Román,ceñido al texto original pero con tu gracia de contar las cosas. Sin embargo, hoy me quedo con tu selección de imágenes porque sé lo trabajoso que es buscar y encontrar la adecuada y lo bien que lo has encajado todo.Aparte de la calidad de todas ellas, con una gran resolución.

La antigua de la Plaza de Prim es fantástica: las señoras con esas ropas de luto perpetuo vendiendo escobas y costales llenos de producto. Las de tu padre no podrían reflejar mejor lo que Esquivias nos cuenta en la novela. Si no vio las mismas para documentarse, eran otras muy parecidas. Espléndido.

Vas a tener que hacer un gran esfuerzo de síntesis para meter todo lo que queda de la novela en una entrega, pero siempre merecerá la pena la espera, aunque sea en una bici sin cadena ni pedales, bonita imagen de la locura que de vez en cuando asalta a este país.

Se me olvidaba decirte que te cogí una foto del blog llena de velas, muy guapa, espero que no te parezca mal que te la pirateara.

Un abrazo

Asun dijo...

A Román le salió caro el deseo de salir del pueblo y buscar una vida mejor.
Genial la recreación que has hecho de su personaje, al igual que las fotos ilustrando los detalles.

Al igual que MERCHE, espero ansiosamente las fotos de las estatuas soperas.

Besos

Tengo una pregunta para mí dijo...

España tiene un pasado traumático..con una guerra civil...y la gente tiene problemas con el pasado....Hay gente que nunca ha estudiado la historia de España del siglo XX ....porque en la enseñanza nunca se introdujo....

MIMOSA dijo...

Un personaje que sin esperárselo se encuentra inmerso en una historia que no pensó fuese la suya. Sus motivos iniciales se esfumaron en cuanto conoció a su tío y quedó cautivado es esa lucha que se desata a sus pies.
Una belleza esas imágenes antiguas.
Un abrazo

Kety dijo...

Es un lujo tener esas fotos para acompañar el texto.
Voy por la página 194 y me está atrapando.
Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Román, Julián y Lavilla representan en la obra la nota de humanidad en la España del momento, seguramente habría más, pero no muchos.

Ele Bergón dijo...

De todos los personajes del libro me quedo con Roman, lo dije y lo repito, el mas puro, el mas inocentente. Se te da muy bien eso de recrear los personajes, ahora que las fotos, las fotos son estupendas. Un abrazo

Luz

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Conocía la foto de Calvo Sotelo asesinado, pero he de reconocer que me ha sobresaltado. Días de dolor y sangre. Espero que no repitamos.

Aldabra dijo...

Me ha encantado tu forma de contarlo por boca de Román, pobre, que vida tan corta tuvo. Y me ha gustado ver las fotos, como siempre, sobre todo la de nuestro insigne ferrolano, Pablo Iglesias. Biquiños,

Hernando dijo...

Para mí Román representa, la pureza, la ingenuidad, la bondad, el pueblerino virgen de todas las maldades, que le llevará a su final trágico.
Con tus fotografías pongo cara a los espacios físicos que Esquivias derrama en su novela. Hay mucho trabajo en ello para que otros nos beneficiemos, mi gratitud por tu trabajo.

Abejita de la Vega dijo...

Martine: Rodrigo es el adolescente reflexivo y con ganas de aprender. Román sólo quiere sobrevivir y no tiene maldad. A mí también me caen muy bien los dos.

Merche: disfruté dando vida a Román. Ls verás, los verás, mi cámara los va atrapando.

Pancho; pobre Sebastián, hasta la última tajada le seguiremos.
Esas mujeres de la plaza Prim con sus pañolones parecen muy antiguas, pero no lo son tanto, fíjate qué contraste con la mujer de la foto actual. Lo de la síntesis se me da fatal se hará lo que se pueda, es imposible contarlo todo.
Encantada de que te sirvan mis fotos, yo también la he puesto.Si los piratas son como tú, viva la piratería. Es de la Semana Santa última, con gente rezando, que no huyendo.

Asun: da mucha pena, al más inocente...Fotos soperas, marchando.

Tengo...eran las últimas lecciones y estaban allí para saltárselas. Yo empecé muy tarde a estudiarlas.

Mimosa: encantada de recibirte por aquí. Román crece en ese poco tiempo que le queda.

Kety: atrapa por su riqueza de matices.

Paco: siempre hay quien va contra la corriente. Lavilla es un falso.

Ele: el más puro, el que paga el pato. Es más fácil la primera persona, me divierte recrear personajes.

Pedro: no repitamos aquello, la foto es impresionante.

Aldabra: no sabía que era ferrolano, una suerte para el Ferrol. Os compensa del otro ferrolano.

Hernando: bienvenido, Román nos conmueve a todos. Como lo tengo tan cerca, me es fácil, si os sirve, estupendo.

Besos a todos

trompeta-sangre dijo...

Muy buena la ecreación que has hecho la verdad, conoczco el libro del que has extraido la foto de la antigua plaza de Prim y es una auténtica maravilla tanto en fotos como en texto que nos acerca muy bien la historia de nuestr ciudad.
Un único detalle que no veo bien documentado. La mal llamada "Virgen de la Alegría" que se encuentra en la capillita enrejada adosada a la fachada norte de la Catedral, no es sino una representación de Santa María la Mayor patrona de Burgos y a la que está dedicada la Catedral, se la dió este sobrenombre por las procedencias de las limosnas que se la ofrecían, mujeres de vida alegre y beodos en su mayoría.
Por lo tanto esta imagen no tiene nada que ver con la Virgen de la Alegría de la Iglesia de San Nicolás de Bari que procesiona en la mañana del Domingo de Resurrección.
Saludos.

Abejita de la Vega dijo...

Gracias por la aclaración, Trompeta de Sangre, un saludo.