jueves, 6 de junio de 2013

"Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario", el peligro de trillar los versos y el albur de mis pensamientos.

 
 
 

Una nueva entrada girando en torno a "Campos de Castilla". Y no sé, de verdad, qué giro darle.

Junio, huele a tila y canta el mirlo. ¿Cuándo calentará el sol aunque solo sea un poquito? ¿Para cuándo una tibia mañana?



Paso la semana con este pequeño  libro grande a mano, conoce muy bien las arboledas de mi ciudad y tiene un rincón reservado en mi cartera, junto al ordenador y el "pincho", camuflado entre libros sin poesía. Leo y releo, cuidado, no pierdas el respeto a  versos tan queridos, tan familiares. No los trilles, saborea, mira que han de ser nuevos en cada lectura, no los conviertas en topicazos. Machado no se lo merece. Es poesía con mayúsculas, aunque tú te lo lleves a la sala de espera del dentista. Ahora escribe y busca un hilo conductor que le dé coherencia.

Abro "entrada nueva". Me detengo en la última imagen de una entrada anterior, la del hombre de casino provinciano .  Las cigüeñas de las ruinas del monasterio de  San Francisco, en mi ciudad,  me guían hasta: "Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario...".

Espera, me digo a mí misma; que ese poema, "Orillas del Duero" no es de "Campos de Castilla", sino que está incluido en "Soledades". Pero tiene mucho que ver:

Un encuentro con la primavera soriana de 1907, embrión de todo lo que vendrá después: Soria y su flechazo de amor, Castilla como símbolo, España, la ideología del momento. ¿Leonor? Tal vez ya ha puesto Antonio  los ojos en una humilde flor, en aquella pensión...

Me gusta, sigo los dibujos en el aire de las cigüeñas, oigo chillar a las golondrinas, siento en la cara las nevascas y las ventiscas, me parece sentir ese rayo de sol tibio.

¡Cuidado! ¿Qué te he dicho antes?

Los machadianos "verdes pinos", todavía sin "las polvorientas encinas", chopos... ¡El paseo junto al Duero!


Río Duero, a la altura de San Saturio.


Algo asoma entre las hierbas. Una humilde flor, las chiribitas de mi infancia. O la florecilla azul que no sé como se llama.



¿Por qué es mística la primavera soriana? ¿Asceta tal vez? Chopos, álamos, montaña, lejanía, un poeta enamorado y optimista. ¿Leonor?


Río Duero, a la altura de San Saturio.

Abro "Campos de Castilla". Lo cierro, me abandono a los caprichos de mis neuronas. Ya está, fluye el primero. Lo localizo en el libro, para transcribirlo correctamente, lo asocio con una imagen.  Piensa un poquillo, qué quiso decir Machado... Luego otra y otra. Procuraré ponerlas a salvo del trillo y del desgaste. Ahora no, Joan Manuel. Vamos a la faena...poética.

"Nunca perseguí la gloria
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón"


¿Con qué mundos sutiles soñaba don Antonio? ¿Con qué mundos de pompas de jabón sueña mi pequeña?

Y de un mundo pequeñito, puro e ingrávido, paso, vete tú a saber por qué, a un verso duro para los castellanos:

"y atónitos palurdos sin danzas ni canciones"

  
¿Por qué, Antonio?¿Atónitos palurdos? ¿Sin danzas ni canciones? ¿Por qué "Castilla miserable, ayer dominadora, envuelta en sus andrajos, desprecia cuanto ignora? De acuerdo, solo es la primera parte del libro. Leonor te  hará  dar un giro copernicano a tus poemas. Déjate de tópicos y símbolos regeneracionistas.

Y ahí va el que más peligro corre de ser trillado, el más repetido, el que muchos conocen solo por la canción:
 
"Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar."

 Camino de la Vega en Campo Real.
 
Aquí tenéis un camino que yo hice mío, en Campo Real, en Madrid. ¡Cuántas veces lo recorrí ! Y lo llamaba camino. Y lo pisaba rastreando "estelas en la mar".
 
Y sigo en la mar y su camino imposible:
 
"Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar."
 
 
El día de la foto, víspera de Reyes, me asomé al mar de invierno. Ni rastro de caminos, solo espuma y unas olas enfadadas.

 
Las aguas iban y venían, en un incesante movimiento que, con ojos de niño, contemplamos atónitos los meseteños. Sí, ante el mar nos quedamos atónitos los castellanos. No hacía frío.

Frío...  un día me  encontré con una bella rosa escarchada. Y la aterida flor, me traía otros versos, "amarguras viejas":

Rosa de invierno, en Palacios de Benaver.
 
"Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.
Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón."
 
  Alguien  me heló el corazón. Fue un deshielo duro. Sé muy bien a qué España pertenecía. Españolita, al fin.

 
¿Y todo para qué? Nos preguntamos con el poeta:

"¿Dónde está la utilidad
de nuestras utilidades?
Volvamos a la verdad,
vanidad de vanidades."
 
Porque un día, bajo un puente, me encontré con ellas, y mi entrada se tituló "Machado bajo la autovía". Los grafiteros tienen su corazoncito. Y leen a Antonio Machado. Algunos.

Leer a Antonio Machado y sus preguntas:

Sí, hay ciruelos en flor, quedan violetas.


Y siempre habrá un buen amigo que suba al Espino, a depositar unas flores en la tumba de Leonor. Los lectores de "Campos de Castilla" componemos los mejores ramos para Leonor. Y para Antonio.
 
“Con los primeros lirios
y las primeras rosas de las huertas,
en una tarde azul, sube al Espino,
al alto Espino donde está su tierra...”
Tal vez siga con este juego otro día, en otra entrada. El albur de mis pensamientos.
 
Un abrazo de:
 
María Ángeles Merino
 

11 comentarios:

  1. Comentario redondo, una delicia de leer y disfrutar. Se nota que detrás de esta entrada hay muchas horas de lectura del poeta. Don Antonio debía ser un entusiasta de las cigüeñas y los garabatos que dibujan al moverse.
    Mar de invierno. El agua gris/mancha de frío las rocas... De Ángel González, seguró que encontró inspiración en la tristeza y melancolía que transmite la expresión.
    Inmejorable conjunción de imagen y texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mª Angeles: bordas cada parada que le dedicas a este gran pensador y poeta...porqué todo lo que Antonio Machado nos ha legado en sus poemas es un resentimiento por esta vanidad de vanidades.

    Un beso enorme preciosa feliz finde

    PS:los días 12,13,14 son las pruebas de Selectividad.

    ResponderEliminar
  3. Está claro que este poeta es inabarcable. lo que puede dar de sí un buen libro, sobre todo para una buena investigadora-desmenuzadora como tú.
    Por un momento, las cigüeñas me han recordado a las que tenemos aquí.

    Besos, Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡como me gustaría que aquí en Galicia hubiera cigüeñas!!

    pero bueno, me conformo con las gaviotas.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  5. Qué buen final de la lectura a Machado, que nos invita a seguir leyendo sus poemas. Felicidades

    Un abrazo.

    Hoy he tenido suerte,;-)

    ResponderEliminar
  6. Buenas noches, Abejita de la Vega:

    Hay un antes y un después de Leonor en los poemas de Antonio Machado.
    En esta composición se le notaba ilusionado.
    Quizás evocaba cuando en 1893 firmaba 'Cabellera' en esos graciosos escritos en prosa de sus dieciocho años.
    He comprobado, fechas y lo sitúan en la primera visita a Soria, después del 1 de mayo de 1907, en vísperas de cumplir los 32. ¡Qué significativa la ilusión que se nota en estos versos!:

    “El campo parece, más que joven, adolescente
    ...Sol de día, claro día!
    ¡Hermosa tierra de España!”

    Me he detenido ante las fotografías. ¡Qué lugares tan conocidos!
    Curioso lo que aporta el enlace del monasterio de San Francisco y de la visita del santo a Burgos.
    La rosa me ha recordado la lectura de Valle Inclán.

    Abrazos.

    P.D.: Preciosa la niña jugando con las pompas de jabón.

    ResponderEliminar
  7. Divagando has llegado a la hondura machadiana de hacer tuyos el paisaje y los versos. Qué emocionante entrada. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. M. Ángeles, ¡cómo disfruto leyendo a Machado contigo!. Con tus requiebros, interrogantes y estilo tan directo humanizas al autor y nos haces vivir la poesía en torno a la primavera en esas tierras castellanas con el renacer del amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Machado el andaluz castellano ha dejado huella con esta lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches, Abejita de la Vega:

    Este estupendo trabajo tuyo me ha llevado a preparar una entrada en mi blog de cine.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Menos mal que encontraste, con Machado, seda dental que convertiste en seda china. Bellísima tu entrada, la disfruté un montón. Y dime de fotógrafa a fotógrafa, ¿Cuántas horas estuviste esperando a que asomaran las cigüeñas?

    Besos y sigo bajando.

    ResponderEliminar