domingo, 19 de diciembre de 2010

Mi paseo de un domingo helado y los tambores por el Sáhara.



En las heladas orillas del Arlanzón, dos valientes : el del chándal y el de las cuatro patas. Foto publicada en "El Tiempo en Burgos".



Estas hojas escarchadas me han parecido muy hermosas. El sol quiere lucirse, pero no lo consigue.



En el Espolón, suenan tambores. ¿Una nueva ocurrencia del Ayuntamiento?



No, estos tambores suenan por el Sáhara.



Van hacia la Plaza Mayor.



Espectadoras.



Llegan junto a la Casa Consistorial.

Mi paseo de este domingo no tenía más novedad que la escarcha y el hielo. Pero a la vuelta he coincidido con estos tambores que reivindican un Sáhara libre. Entrando en alguno de vuestros blogs, los de los amigos que me visitan, he visto que el blog de Francisco O. Campillo decía: "Los jodidos tambores de guerra". Estos del Espolón eran de paz, espero que nunca suenen los de guerra.

11 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Un paseo bien aprovechado.

Asun dijo...

Pues sí que hacía hoy frío en Burgos, aunque no sé de qué me sorprendo.
Esos tambores seguro que habrán ayudado a templar un poco el frío ambiente.

Besos

Francisco O. Campillo dijo...

Como no pude asistir a ese acto, enlazo tu información desde CAMINANDO. Gracias, shukran por tu apoyo a la causa del pueblo saharaui.
Un abrazo solidario

Merche Pallarés dijo...

Aún no he leido el post de FRAN. Voy a leerlo ipso facto. Preciosas esas fotos, especialmente la de las hojas escarchadas. A mi también me gustan. Besotes, M.

Antonio Aguilera dijo...

Un par de días han sido suficientes para que Burgos ya forme parte de mi vida.
Miro el Río Arlanzón, el parque del Espolón, la Plaza Mayor..., como si ya formaran parte de mi territorio, o yo hubiese estado siempre ahí.

Beso fresquito

pancho dijo...

Bien buscado el momento oportuno con carrera de ida y vuelta en una fría mañana de domingo. El río de frontera que separa unos seres de otros.

Por ruido no quedó. Parece que el asunto está regular. Ayer concluyeron una nueva ronda de conversaciones en Nueva York entre las partes más implicadas en el conflicto sin ningún síntoma de acercamiento de posturas.

Un abrazo.

Paco Cuesta dijo...

Ni el frio los ha asustado. Bravo por ellos

Ele Bergón dijo...

Querida Abejita.

Ahora como hace tanto frio ya no nos contamos nuestros paseos por el movil.

Hace tiempo que no hablamos. Ya te contare la comida del Convento Argandiano.

Beos congelados pero muy pacificos.

Gelu dijo...

Buenos días, Arañita:

¡Qué frío en Burgos!.
Sabes que leo tus entradas y que me gustan tus fotos. Ahora tengo blog, y te dejaré más a menudo constancia de mi visita. Yo espero la tuya.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

En el libro de óScar encontré un refrán que dice: "Burgos, 10 meses de invierno y 2 de infierno".

y cuanta razón, ahora ya lo sé.

biquiños,

Abejita de la Vega dijo...

Pedro: siempre se aprende algo.

Asun: no, tú no te sorprendes ya de nuestras heladas, aquella olla...

Francisco O. Campillo: qué palabra más bonita: shukran, me la a punto para siempre. Mi solidaridad al pueblo saharaui.

Merche: las hojas escarchadas son muy bellas. Veo que conoces bien el blog de Fran. Solidaria Merche.

Antonio: todo te es familiar, ya te dije que Burgos no te dejaría frío.

Pancho: es interesante eso que me cuentas, no sabía que se habían reunido en Nueva York. Siento que no lleve camino de resolverse.

Paco: menudos son estos muchachos, cómo para asustarse por una heladita de nada.

Ele: ya hablamos, el convento argandiano no es lo que era, todo cambia, tiene que ser así.

Gelu: pasé por tu blog de Penélope tejedora, preciiosos.

Aldabra: así es y hay dichos más exagerados acerca de Burgos. En Burgos, dicen, hay dos estaciones: el invierno y la del ferrocarril. Dicen que el verano de Burgos dura desde Santiago a Santa Ana (dos días). Y, en una playa nudista, se nota que eres burgalés en que llevas una chaquetita colgadita en el brazo.

Un abrazo, amigos y shukran.