miércoles, 3 de marzo de 2010

Mi árbol inspira a Kety, una vez más.


Mi árbol, aquel castaño pilongo que, cubierto de nieve, me parecíó una mujer alzando sus brazos, como en una súplica. Me vi reflejada en aquel árbol, en aquel momento. Ahora lo veo con diferente perspectiva, al árbol y a mí misma.
En esta foto se aprecia su situación, enfrente del estadio del Plantío y la Plaza de Toros. El río Arlanzón es testigo...

El nido

Sintió una punzada hiriente
Dejando abierta la puerta al dolor
No sabían que anidando en su pecho
El dolor se transforma en amor.

Poco a poco tomaron vida
Aquello que antaño surtiese dolor
Convirtiéndose la herida en umbral
De lo más hermoso que el cielo nos dio

Nuevas vidas nacieron
Quizá mañana reavive el dolor
Cuando el vuelo comience de nuevo
En busca de un nido, o nueva adhesión

Kety Morales

Un abrazo y mi agradecimiento a Kety Morales, del blog "Los cuentos de la abuela".

Nuestra amiga Gelu nos envía este otro poema, dedicado a este árbol.

Al árbol de la Quinta
(Con vista a la Plaza de Toros y al Plantío).

Árbol herido,
donde los pajarillos
encuentran refugio y calor.

¡Ay, lugar junto al río,
por donde en días alegres
paseaban de dos en dos!.

Arbolito tierno,
en el camino
mil veces recorrido.

¿Se fueron los que en tu piel
grabaron sus nombres?.
¿Qué ocurrió?

Decían palabras tan dulces,
que escuchándolas,
te encendías en rubor.

¿Dónde están?
¿Por qué no volvieron?.
¿Se terminó su amor?.

Quizás ellos se olvidaron.
¡Pero tú, no!.


Gracias, Gelu.

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡KETY! has vuelto. Precioso poema como todos los tuyos, querida Dulcinea de La Acequia. Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

...es que el árbol...da para mucho...saludos

Kety dijo...

Mª Ángeles, tu árbol va a hacer historia. Gracias por poner el poemilla
Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Vi la entrada de Kety y me acordé. Y me alegré por ambas.

Myr dijo...

que lindo trabajo en conjunto. Tu castaño seguro está contento con tanto homenaje....

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Merche: nuestra Dulcinea poeta.

Manuel: da para muchos poemas.

Kety: mi árbol...como se entere el Ayuntamiento de esa propiedad...

Pedro: Kety nos da alegrías.

Myr: trabajamos en equipo, pero la poeta es ella. Yo soy más de prosa. Me parece dificilísimo hacer un poema.

Un abrazo, amigos.

Anónimo dijo...

Buenas noches:
¿Estás segura que es un castaño pilongo?.

Al árbol de la Quinta
(Con vista a la Plaza de Toros y al Plantío).

Árbol herido,
donde los pajarillos
encuentran refugio y calor.

¡Ay, lugar junto al río,
por donde en días alegres
paseaban de dos en dos!.

Arbolito tierno,
en el camino
mil veces recorrido.

¿Se fueron los que en tu piel
grabaron sus nombres?.
¿Qué ocurrió?

Decían palabras tan dulces,
que escuchándolas,
te encendías en rubor.

¿Dónde están?
¿Por qué no volvieron?.
¿Se terminó su amor?.

Quizás ellos se olvidaron.
¡Pero tú, no!.

Saludos. Gelu

Abejita de la Vega dijo...

Perdona, Gelu. No había visto tu comentario, con tus bellas palabras.
Sé que es un castaño pilongo, o de Indias, porque ya he observado en él todo el ciclo: los erizos, las castañas...
Pongo tu poema en la entrada,para que lo lea el que bucee un poco por mi blog.

Encontré las violetas en la Isla y me acordé de tu padre que las cogía todas, para tu madre.

Gracias y un abrazo.