viernes, 12 de marzo de 2010

Los personajes de Delibes se han enterado de la noticia.



El Nini salió esta mañana de su cueva y la señora Clo, la del estanco, le dio la mala noticia. La radio dice que Miguel Delibes, aquel señor que tenía la rareza de pasear por nuestros tesos mondos, ha muerto.

El señor Cayo bajó a Refico y el de la Coca Cola le dio la mala noticia. Vaya, pensó, se ha muerto ese señor con estudios, el que pasaba temporadas en Sedano, cerca de mi vacío pueblo, con tres vecinos.Too. Le hacía tantas preguntas aquel hombre, cómo si quisiera aprender. Alguna vez hablaba también con el vecino, aunque Cayo le tenía dicho que si hablaba con ése, no hablaba con él.

Pacífico lo sabe por el Bisa que fue a la ciudad, a ver si de una vez se armaba la guerra para este nieto suyo, tan pacífico. El Bisa cree que ese señor tan famoso era un general, un tío con un par.

Daniel el Mochuelo está en ese odioso internado de la capital, donde sus padres, los queseros, le han enviado con tantos sacrificios. Un profesor le ha dicho que don Miguel se ha ido con Germán el Tiñoso.

La viuda de Mario se ha enterado por ese bedel del Instituto, Lorenzo, con el que su marido conversaba amigablemente de temas cinegéticos. Era tan vulgar el pobre Mario, siempre con gente baja...Que se fastidie, que su segundo marido le compró un Audi, qué vulgaridad un 600, cómo pudo pensar alguna vez en esa birria de cochecillo.

El pequeño Quico ha bajado con la Vito a comprar la leche. La Domi les ha contado que se ha muerto ese señor tan importante que paseaba por el Campo Grande.

El Azarías vive en una residencia de ancianos. No fue a la cárcel por ahorcar al señorito, ya que se probó su deficiencia mental. En la televisión una voz repetía el nombre de Miguel Delibes, Azarías se sonreía y decía sin parar: "Milana bonita".

El sexagenario voluptuoso ahora es nonagenario sin voluptuosidad, a la fuerza ahorcan. Babea y no se entera de nada.

La señora de rojo sobre fondo gris, mi tocaya María Ángeles, hace mucho que no está, cuánto la ha echado de menos don Miguel.

Las cenizas del hereje, el quemado vivo en el Valladolid del siglo XVI, se han removido esta mañana. Bienvenido, hermano.

Y hay muchos más, si no los conocéis, os animo a conocerlos. No os defraudarán.

Un abrazo, amigos, en este triste día, en el que despedimos al padre de estas criaturas de ficción que tantos buenos ratos nos han proporcionado.

Ver mi perfil, es parte de mi homenaje.


Publicado en www.nortecastilla.es/20100312/local/valladolid/muerto-miguel-delibes-201003120757.html

12 comentarios:

  1. Cuántos personajes inolvidables le debemos a Delibes. Qué bello homenaje.

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que te comento (Delibes se lo merece) aunque te sigo por que eres una auténtica "leporina".
    Se nota que has leído todo o casi todo de Delibes.
    Firmado Manolo El Mochuelo. Gran mote o apodo castellano.

    ResponderEliminar
  3. Aunque sabíamos que estaba muy enfermo y su paréntesis estaba próximo a cerrarse, reconfortaba leer cosas suyas que decían que aún vivía en su pueblo castellano.

    Que la tierra le sea leve a este gran maestro de la prosa castellana, creador de personajes inolvidables.

    ResponderEliminar
  4. Para mí el prosista entre los prosistas.. que lucidez... me encanta tu homenaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es un texto bellísimo y se ve bien que eras muy seguidora de sus obras,yo no he leído tantas,además de escribir como pocos parecía un hombre bueno y sencillo.Abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¡Precioso homenaje! A algunos les conozco pero a otros, no. Me pondré al dia con su maravillosa literatura. Era un genio de la palabra, además fiel a su tierra, a su mujer a quién adoró, a su Valladolid, a su Diario del Norte de Castilla. Un hombre íntegro y cabal. Descanse en paz. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  7. Me uno al merecido homenaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Como dijera Lorca a Sanchez Mejias: Tardara tiempo en nacer, si es que nace...

    Murio nuestro mas preciado Nobel, aunque el azar no se hubiera concedido, para nosotros esta muy por encima de los premios.

    Andaba leyendo tu enjundioso comentario al Quijote....sigo

    ResponderEliminar
  9. Pedro: son personajes de ficción pero están tan vivos que no lo parecen. Nos han dado tanto, todo homenaje se queda corto.

    Hernando: bienvenido, encantada de que me sigas. No he leído todo, siempre he evitado los temas de caza y pesca. Daniel el Mochuelo es uno de mis favoritos. ¿Manolo o Hernando?
    Como dice Pedro Ojeda, sus novelas menos logradas se salvan por su maestría con el lenguaje."Aún es de día", por ejemplo. Siempre dicen que la del ciprés, la primera, es mala. Para ser la primera, es estupenda.
    ¿Lepórida? Las lepóridas son las cotillas del pueblo de Daniel el Mochuelo. No sé si te refieres a eso.

    Pancho: hace mucho que , en la SER, dijo que estaba opilado, qué palabra más bella. Sabíamos que estaba enfermo pero estaba ahí.Era creyente, es una suerte...

    Cosmo: el primer libro,"Las ratas", lo leí con 16 o 17 años. He leído todo lo que fue saliendo, lo que no fuera de caza o pesca.

    Manuel: prosista, el mejor. Pena de Nóbel que se lo llevó otro...

    Merche: no te defraudará su lectura, ya verás.

    Kety: merecido, merecido.

    Antonio: tardará..,nuestro preciado Nóbel, eso es. El enjundioso, je, je.

    Un abrazo y gracias, amigos

    ResponderEliminar
  10. Desde luego sobran las palabras, bien trabajado y muy bonito. Se nota que has leído mucho a Delibes. Me quito el sombreo ante vos, y como comentabas en tu entrada anterior, seguro que los dos "migueles" están ahora en el cielo conversando sobre literatura.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. Alatriste: empecé muy pronto con los libros de Delibes, cuando acababa de dejar los libros de Enid Blyton, casi, casi. El Nini me atrapó, fue el primero. En mi Instituto no se leían libros, se estudiaban libros de texto, nada más. Lo de leer era algo que no tenía nada que ver con los estudios. Era algo libre y gozoso.
    Para el Quijote necesité más edad y más esfuerzo.
    Los dos Migueles juntos, sería bonito. Delibes era creyente, yo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola troncos y troncas:

    He oído hablar algo de Miguel Delibes. A la profe de Lengua parece que le gusta mucho este escritor. Ver´as como nos pone a leer una de sus novelas. Ya veremos si no me aburro. Ahora que lo pienso leí "Tres pájaros de cuenta" y me gustó. Si señor, me gustó.

    A lo que íbamos.

    El Alonso es que no se lo piensa dos veces, enseguida lo quiere arreglar todo y lo malo es que luego el que paga el pato siempre es mi padre ¡ Como si lo viera! Si es un inocente, ya lo dice mi madre Teresa. Empieza a interesarse por el caballo Clavileño Aligero, le gusta el nombre ¡Gobernado por una clavija! ¿Pero que caballo es ese?

    Mi padre se mantiene firme al principio "yo no pienso en mudar por quitar las barbas a nadie". Además si el Alonso se quiere meter en berenjenales, allá ´el, pero que deje a los otros en paz.¡Que ya esta bien! Que luego si te he visto no me acuerdo. ¡Subirse en un caballo para quitar las barbas a la Dolorida y las demás dueñas! ¡Con la manía que las tiene! Pero no, el Alonso, como siempre, tiene que decir la última palabra y al final mi padre Sancho, va de pringaillo. Si es que es un blando...

    Por cierto, Abejita, a ver si no insultas por medio de tus personajes a mi padre: destripaterrones, labriego analfabeto, ( pero si llego a ser concejal de cultura de su pueblo) bellaco. Aprende, aprende de Cide Hamete que es el que manda en esta historia ¡Oh Sancho Panza Gracioso!

    De lo de la Duquesa, prefiero no opinar y dejémoslo estar..

    Con todas estas cosas no me concentro con mi Churry Nerea y vamos muy, pero que muy lentos.

    Choque de manos

    El Sanchico

    ResponderEliminar