lunes, 5 de octubre de 2009

¡Así parece que se le derretía el cerebro de tanto leer y pensar!


Ele Bergón dijo...
Hola troncos y troncas.

¡Qué cachondo es mi padre con eso del requesón y el casco del Alonso. ¡Así parece que se le derretía el cerebro de tanto leer y pensar! Tened también cuidado vosotros y vosotras que si pensáis mucho, leeis y luego escribis, se os puede derretir los cascos y hacerse requesón. Ja, ja, ja, Por mi no tengais cuidado que en ese aspecto yo estoy a salvo.

Lo de los leones también está bien.
Eso es ser valiente y mi padre y los otros "poniendo pies en polvorosa" y "pies para qué os quiero" Jua, me los imagino a todos corriendo muertos de miedo y el Alonso, allí tan tranquilo retando al león. Menos mal que parece que el felino era cobarde que si no ...

Ahora el Alonso se llama " El caballero de los leones" Me parto de risa.

Este año todavía no me centro con mis coleguis de clase, no sé, los encuentro algo sosainas. Ya no está el Richi, ni la Vane, ni mi Churry y yo parece que estoy algo así como atontolinao. En fin, que ya me pondré las pilas como dice mi hermana Teresa que sigue de novia con el guarda de seguridad del Mercamona, pero está un poco nerviosilla porque andan despidiendo a gente. En fin, ya veremos.

Choque de manos para todas y todos.

El Sanchico.

5 comentarios:

pancho dijo...

Tu padre, Sanchico, hizo lo que cualquier hombre de orden en su sano juicio haría. Cuando el juicio anda insano, hasta los leones en jaula estorban. La locura del jefe Alonso va más allá que dos fieros leones.

Bien cobijada está la Sor entre tanta buena literatura clásica.

Merche Pallarés dijo...

¡Iba a decir lo mismo que PANCHO! No sé porque pero hoy todos me están pisando "mis" comentarios... Ay, señor, señor... Pues sí, Sanchico, tu padre es el único cuerdo dentro de esta tropa de hidalgos y caballeros andantes que se enfrentan a leones. Ahora bien, el león no creo que fuera cobarde, como bien dice nuestro TUCCI (en otro blog) al ver la pinta de nuestro Quijo, en los huesos, cubierto de chapa, el león pensó que no era bocado apetecible, que quieres que te diga... y se da media vuelta y sigue durmiendo. La verdad es que yo, si hubiera sido leona, hubiera hecho lo mismo. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Pues como no te centres pronto llegan los exámenes...!

Kety dijo...

Sanchico, suele ocurrir al principio de curso.
Has visto que ideas tiene tu padre.
Haz caso a Pedro, que él si sabe de exámenes.

Besos

Silvia dijo...

Hola Sanchico, pero como es eso que en clase no estas con tus compis, que les ha pasado este año, bueno no te preocupes el curso acaba de empezar ya irás conociendo a gentecilla y verás que bien.Bueno, no digas eso, que yo leo mucho y el cerebro todavia lo tengo intacto eh!, jajajaja, besos.