viernes, 7 de noviembre de 2008

Erasmo, Fideo de Mileto y Nadia Comaneci ...¿de qué trata esto?

Erasmo de Rotterdam y el erasmismo burlón de Cervantes

Don Quijote empieza el capítulo emulando a Nadia Comaneci, dando volteretas.
A continuación, se pone a hacer versos malos, como Fideo de Mileto.
 



Comentario al capítulo 1,26 del Quijote, publicado en "La acequia", en la entrada titulada "La historia comienza a girar hacia su final: culminación de la penitencia de don Quijote y reaparición del cura y el barbero", del día 6 de noviembre de 2008.

Ya tenemos a Don Quijote dando volteretas y enseñando sus desnudeces, de medio cuerpo para abajo, dudando entre seguir la senda de Roldán furioso o del penitente Amadís, eligiendo a este último. En este capítulo del ecuador de la primera parte, yo destacaría:

El erasmismo burlón

Comienza con el rosario de jirones de camisa que, tras la censura serán agallas de roble,  sigue el millón de avemarías recitadas con su ayuda y concluye con los privilegios de un hipotético escudero adjunto a un “arzobispo andante” : “algún beneficio, simple o curado, o alguna sacristanía, que les vale mucho de renta rentada, amén del pie de altar”…Ahí queda eso.

El de la Triste Figura convertido en poetastro , grabando versos donde pilla.

Un poema pseudogarcilasiano malísimo, dirigido, cómo no, a los árboles, yerbas y plantas y con la rima estropeada, por querer forzadamente incluir la palabra Toboso. Cervantes admira la buena poesía, especialmente la de Garcilaso que conoce muy bien. Le hubiera gustado ser un buen poeta; poseer esa “gracia” que no quiso darle el cielo, Por eso mismo, me lo imagino disfrutando con la creación de versos malos a posta.

La quijotización de Sancho

Al igual que su señor “cree lo que quiere creer y termina creyéndoselo”. Emperador o monarca será su amo y echa a volar la imaginación, sin ponerla cortapisas. Con la boca abierta, leemos que su señor le había de casar porque ya sería viudo y le había de dar por mujer a una doncella de la emperatriz, heredera de un rico y grande estado de tierra firme. ¡Pobre Teresa Panza!

La reaparición de las figuras del cura y el barbero que anuncian el final

Llevan la misión de llevar al hidalgo hasta su aldea. Empiezan intimidando a Sancho, posteriormente celebran los disparates al memorizar la carta a Dulcinea y le siguen en sus fantasías. Así cuando al escudero manifiesta preocupación por su amo arzobispo, el barbero le contesta que “le aconsejarán que sea emperador y no arzobispo, porque le será más fácil, a causa de que él es más valiente que estudiante”. El cura, vestido de doncella afligida, será el reclamo…veremos lo que pasa. De momento, como señala Pedro, el lector de la época, amedrentado por el poder eclesiástico, se imagina a un sacerdote vestido de mujer y …se parte de risa.

Un saludo de María Ángeles Merino

Pedro Ojeda Escudero me contestó:

ABEJITA: en efecto, como señalas en tu buen comentario y resumen del capítulo, es en este donde comenzamos a ver girado a Sancho hacia su proceso de atracción por la locura. Ya estaba, sin duda, desde el principio de su viaje con don Quijote, pero es justo cuando hay contraposición con el cura y el barbero cuando se evidencia.

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Como ya he comentado el texto, sólo me queda por alabar el ingenioso título de la entrada.

Kety dijo...

Mi Enhorabuena por esos comentarios tan acertados acerca del Quijote.
Aunque no escriba, es un placer leeros. -Incluyo a Luz y a Pedro Ojeda-.
Me da opción a recordar lo leído.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Gracias Pedro y Kety.Me salen un poco antiguas las entradas.
¿Conocerán los jóvenes los tebeos, que no cómics,donde sale el poetastro Fideo de Mileto?

manuel de la rosa dijo...

Simpática lacomparación de Fideo con Don Quijote...Sancho con Taurus??? esoscomics los tenía todos... y losdel Capitán Trueno también...saludos

Ele Bergón dijo...

Un momento aquí sí tengo que protestar y mucho.Qué mi padre Sancho esté tan zumbao como el Alonso, vale, a veces creo que más. Se le ocurre cada cosa disparatada y además se lo cree.Me rio un montón con él cuando hace esas cosas. Se cree que a mi me engaña, pero no. Eso que ni lo piense.
Pero ni se os ocurra decir que me vieja ya está caput, no os lo dejo ni de pensar, pero si con la energía que tiene pa too... vamos que no y no y no. Protesto, mi madre es mi madre y ni tocarla, ni el Cervantes ni vostros que sois unos aficionadillos.



Por cierto el otro día vi a unos cuantos Sanchicos que están en una escuela taller de albañilería y me quejo yo de la carpintería. ¡Esos sí que curraban! Pero a los mayores ¿por qué os gusta tanto trabajar?
Y si no tabajas, te hace estudiar y digo yo que ¿pa qué? ¿Vivís mejor? Si siempre os estáis quejando. Qué asco de mundo de verdad. Lo único bueno es el finde que lo demás...¡puaf!

El Sanchico.

Repito ¡A mi madre Teresa ni tocarla!

Me habéis enfadado y mucho.

El Sanchico.

Ele Bergón dijo...

Se me va pasando un poco el cabreo y ahora veo a ese tal Fideo de Mileto
¡Uf qué feo! Seguro que se queda en la sopa por feo.

El Sanchico.

Abejita de la Vega dijo...

Gracias, Manuel de la Rosa, por recordarme a Taurus, el adjunto de Jabato,personaje de Víctor Mora,como el famoso Capitán Trueno.
Taurus era un íbero en época romana: gordo,comilón,hablador, con una filosofía de la vida similar a la Sancho.Fideo de Mileto era el inaguantable poetastro, todos huían cuando sacaba sus lira.
Bueno, tenemos que pensar que el Quijote ,seguramente, formaba parte del bagaje cultural de Víctor Mora.
Un saludo