sábado, 15 de noviembre de 2008

El enamorado Cardenio ,en el capítulo XXVII del Quijote, recita el ovillejo


OVILLEJO DE CARDENIO

¿Quién mejorará mi suerte?
¡La muerte!
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
¡Mudanza!
Y sus males, ¿quién los cura?
¡Locura!
Dese modo no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.



Primero damos tres tironcitos del ovillo, uno para cada pregunta. Al final, enrollamos el hilo otra vez y y otra vez las tres respuestas.

Luz ¿qué te parece este ovillo?

4 comentarios:

Ele Bergón dijo...

¿Qué le pasará a Sanchico?
¡Qué chico!
¿Se habrá enamorado ahora!

¡Qué porra!

¿De una chica peluquera?

¡Qué guerra!

Y es que al igual que Cardenio
anda penoso y muy triste
que el otro día lo viste
en el insti sin su genio.

( He intentado jugar con el ovillo)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué buena forma de explicar un ovillejo. Y buen texto el de Luz.

Abejita de la Vega dijo...

Luz ¿tienen algo en común los haikus y los ovillejos?

Ele Bergón dijo...

Hola Abejita, que yo sepa no. Al menos proceden de filosofías distintas y la estructura tampoco tiene nada que ver la una y la otra.

Besos