viernes, 9 de enero de 2009

Por mi cocina ha pasado don Quijote y mira lo que ha hecho con el tetra brick.





Comentario al capítulo XXXV del Quijote, primera parte.Publicado en
http://laacequia.blogspot.com/

El título nos anuncia que, por fin, vamos a saber cómo acaba el triángulo Camila, Anselmo y Lotario. Pero llega Sancho más alborotado y quijotizado que nunca, temeroso de quedarse sin cabeza, la suya no, la del gigante. Volvemos al Quijote Quijote. Y yo, encantada, no tengo ninguna prisa, ya me enteraré de lo que pasa con el pelmazo de Anselmo. Leo esas exclamaciones que a mí me gustan:” ¡Vive Dios, que ha dado una cuchillada al gigante enemigo de la señora princesa Micomicona, que le ha tajado la cabeza, cercen a cercen, como si fuera un nabo! , “¡Tente, ladrón, malandrín, follón, que aquí te tengo, y no te ha de valer tu cimitarra!”. Mis favoritas sólo superadas por aquella de los molinos: “¡Non fuyades, cobardes y viles criaturas!”Ya tenemos al Quijote para todos los públicos, el que suele figurar en los manuales escolares y en las antologías, ése que le ha dado fama de obra cómica y bien merecida, por cierto.
El de la Triste Figura está durmiendo, no abre los ojos, es un sonámbulo. Si su camisa no le cubre los muslos y por detrás tiene seis dedos menos, está claro lo que nos está enseñando. Las piernas largas, flacas y con roña, esto último como resultado de treinta y cuatro capítulos sin lavarse en un arroyo o fuente, que sí se citan en algunos capítulos, como en el de los batanes, por ejemplo. La cabeza, cubierta con un bonetillo grasiento de ese ventero tan pulcro que guarda el peine en una cola de buey. Los cueros perforados por la espada y convertidos en surtidores de vino. No, vino no, la sangre de Pandafilando, que Sancho la ha visto correr por el suelo.
El hidalgo sale, como siempre, mal parado. Recibe los puñetazos del ventero que remata con un cruel jarro de agua fría que nos deja helados.El ventero, la ventera y Maritornes alteradísimos; la venterita tan tranquila. En esta burlona doncella se fija Manuel Machado y dedica un poema al sosiego de este personaje que “callaba y se sonreía”. Se la imagina “al rincón del fuego sentada…soñando en los libros de Caballerías”.
Todos se tranquilizarán, también lo hará Sancho ante la promesa de un condado que le hace Dorotea, ínsula o condado qué más da. El cura acaba de leer la novela “porque vio que faltaba poco”.El lector de aquella época espera, tal vez, que Anselmo lave su honra. Quizás piensa en los amantes culpables Anselmo y Camila que llevarán su merecido. Nosotros, posiblemente, pensáramos que se resolvería al estilo calderoniano, adelantándose a Calderón. Pues nada de eso, morirán pronto los tres y los tres de remordimientos, como apunta Pedro. Anselmo, reconociéndose como autor de su deshonra, perdonará por escrito a Camila y morirá todavía con la pluma en la mano. En breve también, terminarán sus días Camila y Lotario, en el monasterio y en la guerra, respectivamente.
Y, tras la opinión del cura, fin y pasamos al capítulo siguiente. Quijote, Quijote. ¡Bieeeeeen!
Un saludo para Pedro y los paseantes.
Aquí tenéis unas fotos alusivas a este capítulo. Don Quijote se ha metido en mi cocina y ha hecho con un tetra brick de vino lo mismo que hizo con los cueros de la venta.
María Ángeles Merino Moya
Pedro Ojeda dice en
http://laacequia.blogspot.com/

ABEJITA.- Vi las fotos, las comentaré en las Noticias. Ya veo que tú deseas volver a nuestros personajes cuanto antes... Saludos.
En Noticias de nuestro Quijote, también escribe:
Abejita de la Vega publica su comentario del capítulo de esta semana también en imágenes y opta por un guiño humorístico. No os desvelo nada, id a verlo.
GRACIAS.


9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué divertido. Si es que no se puede dejar entrar en la cocina a un hidalgo loco así como así...

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Je je... menos mal que era del baratillo....que si no sale por peteneras... saludos

Es muy simpática la idea....

Silvia dijo...

Jolin Marían como te lo curras, lo del brik está super chulo, menos mal que es del barato que si no, jajajaja!Muchos besos.

Silvia dijo...

Pues menos mal que ha pasado por tu cocina Don Quijote, que si pasa Arguiñano.....

Anónimo dijo...

¡Y, encima de Don Simón! el prototipo de los bricks de vino peleón. Me ha encantado tu comentario, con esas fotos tan quijotescas, si es que hasta los platos lo son. Qué decir del libro, bien sé que se trata del que preparaba para el graduado. Todavía sigo usando en clase la parte de ortografía. pancho

Abejita de la Vega dijo...

Pedro: es verdad,no se puede dejar entrar a un hidalgo loco en casa, te contagia la locura y te dedicas a sacar fotos a un tetra brick perforado con un pinchaaceitunas. Nos contagia don Quijote..

pancho: Leo tus acertados comentarios quijotescos y te doy la bienvenida a este blog.
Efectivamente, el plato es quijotesco.formaba parte de una promoción de una revista muy poco literaria, Diez Minutos, en el año del cacareado centenario.Llevan una frase del Quijote relacionada con la comida.El de la foto dice: "La salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago".Los utilizo a diario,como quijotscamente, je, je.
También conoces el libro y su enorme valor como manual práctico de Lengua. Yo lo usé muchos cursos y todavía echo mano de él algunas veces, aunque ya no esté en Educación de Adultos.Luz y yo lo denominábamos "la Biblia".
Supongo que has tenido algo que ver con la educación de adultos ¿no? Sea como sea, tus comentarios son de una persona muy preparada.´
Tuccitano:¿qué hubiera pasado con un Ribera el Duero?¿O con uno de tu tierra?
Silvia: no veas la de fotos que hice, buscando la más adecuada,si alguien me hubiera visto con el plato por toda la casa...Arguiñano hubiera hecho un chiste.
Unos adolescentes a los que veo mucho dicen que el don Simón es muy caro, que para el botellón está el de "Lidel".
Un abrazo a todos y gracias por visitarme.

Kety dijo...

¡Si Cervantes levantase la cabeza!
Don Quijote peleando con Don Simón.

Enhorabuena a todos por vuestros comentarios.
Como buena Dulcinea, callo y escucho, ¡qué digo! leo y observo.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Ya leí tu excelente análisis en el blog de Pedro que, como siempre, me encanta. Las fotos geniales además acuchillando a ese abominable Don Simón... Muchos besotes cervantinos, M.

Abejita de la Vega dijo...

Kety y Merche:
Don Miguel se hubiera quedado extrañadísimo de esta manera tan extraña de envasar un poco de vino.
No tengo nada contra la marca aunque la haya acuchillado.Como no me gusta el vino tinto , me da igual don Simón que el vino más caro de la mejor cosecha.Tenía esta cajita porque me equivoqué en el supermercado, lo confundí con el blanco que uso para guisar.Mirad por donde le he dado una utilidad pedagógico-literaria.
Gracias por vuestos comentarios y por entrar en micasita. He psado pr vuestros blogs.
Aconsejo a todos que se pasen por el blog de Merche (Del sol y sus lunas) y lean su impresionante carta de una joven palestina. Entrad en http://kikkax.blogspot.com/
Un abrazo