domingo, 15 de febrero de 2009

A Sanchico no le cautiva el cautivo.

LA PESADA DE MI PROFE DICE QUE TRONCO ES PALABRA POLISÉMICA.
Ele Bergón dijo...
Hola troncas y troncos (esto porque dice mi profe de lengua que el lenguaje es muy machista)

De esta historia del cautivo, le he oído hablar y discutir a mis padres. Mi madre, Teresa Panza, le regaña a mi padre Sancho, porque le pide que le cuente esta novela y él dice que no se acuerda, que era un poco enrevesada y que como había bebido y comido bien, pues le entró sueño y zás, se quedó dormido. Mi madre se enfada y le dice que siempre que hay algo interesante a él sólo se le ocurre dormir- Si no comieras y bebieras tanto....y además tienes que estar preparado ¿no dices que te van a nombrar concejal de cultura....? pues tienes que ilustrarte y leer, leer como hago yo. -Ya, ya,- contesta mi padre. Tú lee que luego te pregunto a ti.


Y no creas, que el Alonso también dio sus buenas cabezadas y es que era un lío aquello del cautivo, los hermanos y las mujeres moras o cristianas que ya no me acuerdo y con la voz de aquel hombre pues.. me venció el sueño.¡Qué está tan rico el sueño! creo que más que el comer queso y beber vino.


-Mamá- dice mi hermana Sanchica. No marees a papá que él sabe lo que hace y además está cansado de tanto ir con la furgo de un lugar a otro para ná, porque ahora con esto de la crisis no se comen ni un colín. No hay nadie que haga mudanzas. Todos se quedan quietos por si acaso.Así que de esta historia del Cautivo sólo sé que la escribió el Cervantes, pero nada más.


En el insti bien. El otro día nos llevaron las profes de excursión. Unos pelmas nos explicaron unas cuantas cosas, pero nosotros peferiamos jugar al fútbol. Bueno de algo me enteré. Adios troncas y troncos. Hasta otro día.
Hola Sanchico:
Me ha gustado tu carta. Mira lo que dice Pedro Ojeda, una contravisión de la historia del cautivo. Quién te lo iba a decir a ti.
Sigue el ejemplo de tu madre y llegará el momento en que la lectura te dará tanto gusto como dar patadas al balón.
Me ha dicho tu profe que el otro día, en una pequeña salida cultural que hicistéis , te quedaste sorprendido cuando te hablaron de esos frailes que sólo hablan una vez a la semana. También te llamó la atención el que un retablo estuviera bañado en oro y ...que el licor de los monjes tenga tantos grados. Todo eso y muchísimo más está en los libros, esos trastos que cogen tanto polvo.
Dile a tu padre que esté atento, que la historia del cautivo sigue.
Adiós, tronco. Hasta otro día.
La abejita tronca.

6 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Buena contravisión del cautivo. Si es lo que pasa, que estos jóvenes pierden pronto el hilo...

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Esa es la pena...los libros...trastos para llenarse de polvo...besos

Abejita de la Vega dijo...

Una pena enorme, Manuel. Pero sigamos luchando.
Un abrazo

Silvia dijo...

Hola a tod@s, bueno no hay que generalizar, hay jovenes que no leen nada, y otros que sí que lo hacen, yo conozco a unos cuantos que son fans de los libros y leen bastante.
Aqui en Campo Real, tronc@, no se escucha mucho, se escucha más entre los jovenes el Tío Tía, Colega, etc..., las jergas pópulares actuales, jajaja, un beso muy grande para todos y otro especial para ti Marían, ya os echaba de menos, Besos.

Abejita de la Vega dijo...

Tienes razón Silvia. No hay que generalizar.Silvia, buena lectora, conoce a muchos chavales y chavalas que leen mucho.
¿Qué tal estás?Ya sabes que estás en tu casa...
Tío,colega, tronco. Jerga juvenil que se cura con los años.Ya quisiéramos ser sanchicos toda la vida.
Besos

Merche Pallarés dijo...

Muy graciosa esta versión del cautivo... Algunos jóvenes son así de troncos y tienen la cabecita llena de serrín... Besotes, M.