lunes, 24 de mayo de 2010

Una Sanchica de hoy.



Ahora que, en la lectura de "La acequia", hemos llegado a este capítulo 2,50, en que actúa Sanchica, es buen momento para recordar un trabajo publicado en el blog "Los cuentos de la abuela",de Kety Morales, en el que participamos Kety, Ele Bergón , Antiqva, Sabela , esta Abejita de la Vega y otros. Su título :" El Quijote por internautas: Don Alonso Quijano, siglo XXI". Allí nació nuestro querido Sanchico, el de Ele Bergón, mi amiga Luz del Olmo. Podéis verlo pinchando aquí. 

Gracias a todos los que participasteis y a Pedro Talaván, otro gran Pedro, que tuvo la idea.
Este texto ,"Una Sanchica de hoy" formaba parte de aquel trabajo colectivo , realizado en 2008 y publicado también en este blog. Aquí tenéis la primera entrega. Como veis sigo el capítulo y lo voy transformando, que don Miguel me perdone.



“Dice, pues, la historia, que el de Seur era muy rápido y eficiente, y con deseo de encontrar aquella imprecisa dirección partió, en su furgoneta, hacia el pueblo de Sancho.

Antes de entrar en él vio, en las orillas de un arroyo, estar haciendo botellón cantidad de chicos jóvenes, a quienes preguntó si le sabrían decir si en aquel lugar vivía una mujer llamada Teresa Panza, mujer de un tal Sancho Panza, trabajador autónomo de chapucillas diversas y ayudante ocasional con un ejecutivo de Telefónica prejubilado llamado Alonso Quijano, a cuya pregunta se levantó en pie una joven que estaba agitando una botella de Coca Cola y dijo:—La Teresa Panza es mi madre, y el Sancho ése, mi padre, y el don Alonso, un cliente suyo que está como una chota. Desde que un día llamó, anda “missing” mi viejo y… la vieja desesperadita que no para de hacer horas en ca los pijos.

—Pues, si no te importa, acompáñame a casa de tu madre—dijo el de mensajería— porque le traigo una carta y un paquete de ése al que tú llamas “viejo”. Jesús, qué juventud, ya no hay respeto ni na.

—Vale, tío, voy contigo que igual algo cae —respondió la chavala, que mostraba ser de edad de dieciocho años, poco más a menos.Y dejando la Coca Cola y el tinto don Simón a otra compañera, ajustándose los pantalones caídos y la camisetilla ajustada, que dejaba al aire su ombligo con plateado piercing , atándose las deportivas de marca falsa ,se plantó de un brinco en la furgoneta y dijo:—Enseguida vuelvo, coleguís, dejadme algo de calimocho pa luego.

Vamos, tío, que a la entrada del pueblo está la casa, y la Teresa con muchas ganas de saber algo de su hombre. Como dice “en qué hora se junto con ése chiflao que va a ser nuestra ruina”.


María Ángeles Merino

8 comentarios:

Cornelivs dijo...

Jajaj, fantastica adaptación...! Estupendo.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una gran idea, sin duda.

Kety dijo...

Creo que don Miguel estaría muy orgulloso de esta tertulia y de sus tertulianos quijotescos.


Gracias por recordar tiempos pasados. Ya dos años. ;-))

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Vengo de leerlo y la idea fue fantástica...un abrazo

Asun dijo...

Lo que me he reído con eso de los pantalones caídos y la camisetilla ajustada, el piercing del ombligo y las deportivas de marca falsa.

Muy buena idea esta de modernizar los personajes.

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Te explico: "jartible" es un término muy gaditano...que significa "los que nunca se jartan" (vamos que nos empachamos y ni vomitamos)...besos

Abejita de la Vega dijo...

Cornelivs: y tan fantástica, las lavanderas se van de botellón.

Pedro: gran idea tuvo tu tocayo. Fue la gestación de nuestro querido Sanchico.

Kety: es bonito recordar lo bueno del pasado. Don Miguel alucinaría, como dicen ahora.

Manuel: quedó bien aquello ¿verdad?
Fue punto de partida.Jartibles somos,nunca nos hartamos de Quijote. Me gusta.

Asun: Sanchica enseñando el ombligo y con un piercing, si la ve su padre...

Un abrazo amigos jartibles y gracias por visitarme y comentar.

Paco Cuesta dijo...

Actualizadísimos los personajes.