lunes, 15 de agosto de 2011

Béjar



Béjar, primera población que se nombra en el Quijote, al autor de este magno libro


Lo que son las cosas. Con eso de que el Papa viene de visita a Madrid, hemos decidido irnos nosotros, no sea que nos pille por banda para darnos unos capones. Y nos encontramos en Béjar con esta estatua y varias calles homenajeando a Cervantes, autor del magno libro del que en este y otros blog se ha hecho una extensiva lectura.

Que uno se pregunta qué carajo tiene que ver el Quijote con Béjar, pues la acción ocurre en la Mancha, y por Zaragoza y Barcelona en la segunda parte, si la memoria no me falla. Lo más que nos suena es que Cervantes fue recaudador de impuestos o algo de hacienda en Salamanca. Pero hablamos de memoria.



En cuanto a Béjar, bien, bonita. Casco antiguo, murallitas, y una estatua a un hombre de musgo

que según relata la wikipedia:
En la Edad Media, cuando los árabes eran dueños de la ciudad, los cristianos pusieron sitio y consiguieron entrar recubiertos de musgo y avanzando poco a poco de manera que podían confundirse con arbustos

Eso de "avanzando poco a poco" suena aque estuvieron jugando al "Escondite Inglés".

Pues eso, que estamos de vacaciones para evitar cruzarnos con el Papa. Hasta la vista.

5 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

¡Ya estáis en Béjar! A relajarse tocan, aunque en Granada ya tuvistéis sesión de SPA, masajes y demás.

La Mosca Cojonera y la Arañita Campeña, es decir Julio y Esther, están haciendo un circuito de balnearios y ahora toca Béjar, lugar salmantino que yo asocio con nuestro Pancho, el del blog "El cuento que no es cuento".

La primera localidad que se cita en el Quijote es Béjar, porque empieza con una dedicatoria al Duque de Béjar, esa que comienza con:

"En fe del buen acogimiento y honra que hace Vuestra Excelencia a toda suerte de libros, como príncipe tan inclinado a favorecer las buenas artes... he determinado de sacar a luz al Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha al abrigo del clarísimo nombre de Vuestra Excelencia, a quien, con el acatamiento que debo a tanta grandeza, suplico le reciba agradablemente en su protección..."

Besos de la Abejita de la Vega, María Angeles Merino,desde su retiro de Palcios de Benaver.

pancho dijo...

En el espacio que hay entre las dos estatuas descansan los restos de las centenarias fábricas textiles de la ciudad de Béjar, pasadas a mejor vida casi en su totalidad. Siempre quedará Cervantes para dar la bienvenida a los recién llegados en autobús o en Ferrari.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¿Dónde mejor refugio?

Cervantes nació en Sanabria dijo...

Sanabria formaba parte de los dominios del conde-duque de Benavente

Aldabra dijo...

ahora me entero de dónde viene lo de los hombres de musgo, que había visto fotos por ahí pero no tenía ni idea.