miércoles, 13 de julio de 2011

Carta de Bécquer donde dice que irá "a tomar los baños de mar a Bilbao".


Mi entrada del 28 de junio, en torno a algunas Rimas,  tenía como título: "...las olas del mar que rompen en las cantábricas peñas. " ¿Las vio Bécquer? Os planteaba la pregunta ¿vio Gustavo Adolfo Bécquer el mar realmente? La respuesta me la ha dado Gelu, del blog "Penélope aguarda en Itaca". Así dice en un comentario, en mi blog:


"Creo que Bécquer sí vio el mar.
Te dejo un enlace, con el lugar exacto donde aparece, (que había puesto en mi entrada del día 4, de julio) de la
Universidad de Sevilla- Fondos digitales. Bécquer. 294 en el que en una carta a sus suegros, les dice:
(...)" hasta junio que iré a tomar los baños de mar en Bilbao a fin de estar bien para el otoño...”.


Mi intención era colocar aquí la copia del documento, pero el blogger no la admite.  El enlace es:
http://fondosdigitales.us.es/fondos/libros/3725/1/becquer-manuscrito/


Tenéis que buscar la página 294 . Veréis dos cartas mecanografiadas, publicadas  por el poeta Gerardo Diego en 1942.  Gustavo escribe a sus suegros, llamándolos "queridos padres". Al leerlas, nos da la impresión de que las relaciones con su familia política no pasaban por un buen momento.

En ellas , también ocupan un lugar importante las preocupaciones económicas. Vemos que , al poeta, le importan un rábano las alabanzas; lo que le interesa es que acudan a ver su "Clara de Rosembag".  Y su mujer, Casta, informa a sus padres del costo de la celda en Veruela, nada menos que ¡veinticinco duros al año! Por cierto que la ortografía de ésta no es muy cuidadosa.


"Queridos padres: después de haber estado un mes en Madrid me (encuentro) ya en Veruela bastante bueno. A Casta y al niño los he encontrado bien y según me dice Uds. también se encuentran con salud. Ahora voy a ver si vacuno al niño para llevarlo a esa donde pasaremos algunos días. Los negocios no han salido mal arreglados de modo que yo estaré por esas tierras hasta junio que iré a tomar los baños de mar a Bilbao a fin de estar bien para el otoño época en que volveremos a Madrid. Casta dice que ha escrito a Uds. dos cartas que al parecer no han recibido. Contesten Uds. a esta para saber como siguen de salud y manden a su hijo que los quiere: Gustavo"


Gracias, amiga Gelu, por tu minucioso trabajo y por guiarnos hasta este interesante documento.


Un abrazo de:


María Ángeles Merino

9 comentarios:

pancho dijo...

A esto se le llama gran trabajo en equipo. Descubrir este dato en un documento tan largo tiene su mérito y horas de rastreo: excelente.

Yo veía difícil que alguien que escribe: "Olas gigantes que rompéis bramando..." no haya visto el mar. Sólo en este verso hay un componente visual y auditivo no fácil de asimilar para alguien que no lo haya contemplado en directo.

Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Como dice PANCHO gran trabajo de investigación. Ahora, Bécquer en su misiva deja mucho que desear... ¿Estaría en un momento bajo anti-morfina por lo tanto anti-inspiración? Soy muy mala, lo sé pero es que su carta me ha parecido tan banal que no concuerda con la altura de sus prosas poéticas ni con sus rimas. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Buen dato! Es interesante: sin ver el mar, ¿cómo poetizarlo? Gracias a ambas.

Asun dijo...

Hola Mª Ángeles, sólo he venido a saludarte, es que aunque mi intención inicial era leer a Becquer, por una cosa y por otra no lo estoy haciendo, así que no puedo comentar sobre el tema.

Un beso

Aldabra dijo...

¡Que maravilla hacer este tipo de enlaces los unos con los otros!

¡Que interesante!

Tiene razón Pancho en pesar que era difícil que alguien escribiera así del mar sin haberlo visto.

Lo de tomar los baños parece muy arcaico y yo todavía recuerdo oirlo en mi infancia.

Tengo unos vecinos que todos los años iban a la playa de Frouxeira (tiene muchísimo yodo) nueve días seguidos lloviera o tronase. Ahora ya no van que son muy mayores pero todavía viven los dos y están bien farrucos. También iban muchos años a un balneario a tomar las aguas, creo que también nueve días seguidos.

biquiños,

Ele Bergón dijo...

Así que Bécquer sí visitó el mar.

Nizcher llega a decir: "Y es que los poetas proceden del mar" , por eso no me extraña que Bécquer conociese el mar. No se podía ir de este mundo sin ver su procedencia.

El día que me lo comentaste no recordaba la frase de Nizcher que siempre me gustó, pero hoy ha llegado a mi mente.

Un abrazo

Luz

Abejita de la Vega dijo...

Pancho: qué paciencia la de Gelu hasta llegar a la 294. Lo explicas muy bien, se veía difícil que no lo hubiera visto.

Merche: la carta es vulgarcilla y no se molesta ni en poner comas. Bécquer no era poeta "full time". Casta mete unas faltorras. Vemos que los queridos padres, los queridos suegros,no querían saber nada del yerno poeta,no contestaban a sus cartas.

Pedro: eso es ¿cómo poetizarlo?

Asun: ya te pondrás al día,esas fiestas...ay pobre de mí.

Aldabra: Gelu ha hecho un gran trabajo y consiguió responder a mi pregunta. Lo de tomar los baños suena a muy antiguo. Se tenía mucho miedo a todo tipo de agua,incluso a la de la bañera. Me apunto esa playa gallega para pegarme una hartá de yodo...

Luz Ele: los poetas proceden del mar,me gusta la frase. Un poeta tiene que amar el mar...

Besos a todos

Delgado dijo...

Yo también he creído que tenía que conocer el mar, pues en aquella época a pesar de los daguerrotipos, resultaría muy dificil tener una imagen clara de tan magno elemento.

Bueno "equipo A" enhorabuena por la investigación ;D

Myriam dijo...

¡Vaya equipo de detectives las 2! ¡Bravo!