lunes, 23 de agosto de 2010

¡Menos mal que al final todo se distrae con lo que pasa por el mar!



Fotos Ele Bergón. Puerto de Barcelona.

Ele Bergón dijo:

Hola coleguis ¿Qué tal el verano? ¡Qué poquito nos queda! No lo quiero ni pensar.

¡Cuánto recibimiento y cuánta pamplina! Qué importante le hacen ser al Alonso en Barcelona. Mientras, mi padre, como simpre, en volandas y sin tener opción para decir que le dejen en paz. ¡Qué injusticia!

Y vuelta la burra al trigo. Otra vez con lo de los azotes y el desencanto de Dulcinea. ¡Qué cansino es el Alonso!¡Menos mal que al final todo se distrae con lo que pasa por el mar! Como yo soy de tierra adentro, pues la verdad no lo entiendo mucho. Eso de que la mujer se disfrace de hombre y de cristianos por aquí y moros por alli, y como estoy de vacas, pues eso, que no me apetece calentarme la sesera con esas historias que escribe el Cervantes.

Choque de manos

El Sanchico


Pedro Ojeda dice en "La acequia":
"El Sanchico -vía Ele Bergón-, sale en defensa de su padre sobre los azotes y no comprende por qué tanto jaleo a causa de una mujer vestida de hombre... Cómo se nota que el buen muchacho es de otros tiempos."

Leer más: http://laacequia.blogspot.com/search/label/Para%20una%20lectura%20de%20El%20Quijote#ixzz0xVGvYBbI
Under Creative Commons License: Attribution Non-Commercial No Derivatives

6 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Es que, Sanchico, tu padre y el Alonso ¡son muy famosos! y ya les reciben con cohetes, fuegos artificiales, "hu,hu,hu's" y ¡todo lo que haga falta! No faltaría mas... Ahora, tu padre, al ser volteado de brazos en brazos como lo fue en el manteado (espero que hayas visto mi bandeja de plata en el blog de nuestro profe) pues ¡qué quieres que te diga! Así es la vida, tronco. Choca esas cuatro, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Echa a volar la imaginación y verás cómo le coges el gusto a todo esto. No te preocupes por tu padre, no sé por qué, pero me parece a mí que no se dará muchos azotes...

Asun dijo...

Ay Sanchico, que te veo un poco de bajón con eso de que se acaban las vacas. No te desanimes, que aún te quedan unos cuantos días. A ver si tienes suerte y encuentra a tu padre por aquellas tierras.

Choque de manos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

como dice maese Pedro...tu padre con esa cara de castrojillo engaña...y mucho. A ese ya no le dan más golpes...ha aprendido mucho a lo largo de la lectura...un abrazo y choque de manos

Paco Cuesta dijo...

La mujer de hombre y el hombre de mujer. ¡Como cambian los tiempos!

pancho dijo...

Sanchico, tanta variedad de personal en convivencia es la característica que siempre ha diferenciado a los márgenes de la bañera de Ulises. Ahora, unos cuantos intransigentes se empeñan en quebrarla con prohibiciones, poniendo como excusa la defensa de los animales mejor tratados de todos los que conozco.

Tu padre y el Alonso pasan de personajes famosos de la literatura a juguetes de unos desocupados, paradójicamente habitantes de la industriosa ciudad de Barcelona.

Otro choque tío. A aprovechar los días que quedan de canícula, que suelen ser los mejores.