martes, 4 de mayo de 2010

Cervantes mira el Árbol del Amor, de nuevo. Fotinias, castaños de Indias...



Cervantes mira al Árbol del Amor.




La fotinia no está muy lejos.Las nuevas hojas son de color rojo que después varía a distintas tonalidades de verde, lo que da a la fotinia un toque elegante a lo largo de todo el año.




Las flores de los castaños "pilongos",los de Indias, blancas o rosadas,están en su mejor momento. Son mayoría en este Paseo de la Isla que me gusta tanto y que visito casi a diario. A quienes corresponda les digo: ¡No me lo estropeéis!

Ha pasado casi un año y Cervantes vuelve a mirar el Árbol del Amor. En otoño, verá florecer al Árbol de Júpiter.

¿Hacia dónde miró más Cervantes, en su vida?

¿Hacia Júpiter, dios del Cielo, o hacia Venus, la diosa del Amor?

8 comentarios:

Cornelivs dijo...

De nuevo con vosotros, amigos y amigas. Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Bienvenido, amigo Cornelivs.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Creo que el pobre iba con la cabeza mirando el suelo...

Ele Bergón dijo...

Mujeres parece que tuvo, pero quiza lleve razon Pedro y su andar fuese cabizbajo.

Le voy a traer a Cervantes a que mire el arbol del amor de Pardilla, ese de Burgos, no me parece tan bonito.

Besitos

Luz

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosos árboles! Creo que Quijo miraba hacia Venus... Era un romántico empedernido... aunque no se comiera una rosca... Besotes, M.

Abejita de la Vega dijo...

Cornelius nos saluda de nuevo y le damos la bienvenida.

Pedro opina que Cervantes iba con cabizbajo, mirando al suelo. Posiblemente, con lo que tuvo que pelear en la vida...

Aunque no le faltaron amores, uno de ellos con una mujer casada, con la que tuvo a su única hija.

Merche lo ve como un romántico empedernido que, tal vez, no se comía una rosca.Miraba a Venus, según nuestra amiga de Ibiza.
Ele piensa como Pedro, aunque apunta que no le faltaron mujeres.

También miró mucho al cielo,puesto que fue creyente toda su vida y especialmente al final.
De todo un poco, como todo ser humano.

El árbol de Pardilla es precioso, el de Cervantes también, es que aquí no se le ve entero...

Árboles bellos todos ...

Un abrazo, amigos.

Cosmo dijo...

Me gustan muchísimo los árboles aunque no se me queda ningún nombre,estoy por bajar al patio de mi vecino y abrazarme a la palmera,dicen que abrazar a los árboles revitaliza.
Abrazos

Abejita de la Vega dijo...

Cosmo: abrazar a los árboles, eso es. Un abrazo.