domingo, 25 de septiembre de 2016

Pequeña crónica de nuestra reunión en torno a Cartas marruecas de José Cadalso.



Pequeña crónica de nuestra reunión en torno a Cartas marruecas de José Cadalso. Para la lectura colectiva de La Acequia, dirigida por Pedro Ojeda. 

El día 20 de septiembre, a las cuatro y media de la tarde, nos reunimos los lectores del Club de lectura presencial, dirigido por Pedro Ojeda. Lo hacemos, en esta ocasión, en una sala de la Biblioteca Central de la UBU, en torno a una mesa ovalada, para comentar Cartas marruecas de José Cadalso. 

Pero, antes de comentar la obra del mes, Pedro Ojeda nos dice que le gustaría que opinásemos sobre el listado inicial de libros para este curso porque se le transladó cierta inquietud. No era ninguna novedad, él ya lo había anunciado. Quiere escucharnos puesto que hay posibilidad de cambiar. La repetición es didáctica y como profesor se confiesa como "un pesado"; pero lo dijo en la última reunión y nadie dijo nada. Nos pregunta si es "tan paredón". Porque esto, el club de lectura, "sólo funciona entre todos".  

Hay quien le pareció demasiado intelectual, que asustaba un poco. Hay quien dice "romper una lanza por Pedro" y entiende que quiera un nivel determinado.  Hay quien considera que no es para tanto...

Se impone reordenar la lista, la calidad es una condición, no está dispuesto a leer cualquier cosa; pero cierto nivel no ha de ser un murallón que nos agobie. Otra condición es que sean libros que estén en el mercado, en español en el original y alternemos autores vivos con autores fallecidos. 

Pedro nos habla de algunos libros muy interesantes y de las dificultades sobrevenidas.  La lista queda reordenada y la tenemos en La Acequia, a nuestra disposición. Tenemos por delante un buen curso, manifestamos algunas opiniones y vamos al libro de septiembre.


Cartas marruecas

Cuando leímos Noches Lúgubres nos ganó el personaje de Cadalso y de allí nació la propuesta de leer las Cartas Marruecas, una revisión de España.


Recordamos a Vargas Llosa cuando preguntó: ¿cuándo se jodió el Perú? De la misma manera, nos preguntamos: ¿cuándo se jodió España? Podemos contestar: cuando no hubo una Ilustración y se abandonó "un proyecto reformista de acuerdo con las ideas ilustradas".





Uno de sus defensores fue Cadalso que, en Cartas marruecas, propone una relectura de la Historia de España a partir del liberalismo. Toma como modelo las Cartas Persas de Montesquieu, muy poco tiempo después de la publicación de éstas. Cadalso, una persona viajada y movida, escribe para repensar España. Nos ofrece un análisis costumbrista de la España del XVIII, una lectura liberal, una defensa de España.
La Enciclopedia se preguntaba qué se debía a España y respondía: la Inquisición, la Leyenda Negra. Los ilustrados como Cadalso reaccionan ante esto, a pesar de ser afrancesados. Se dan cuenta de lo bueno de España, acometen el revisionismo de la historia.



Cadalso utiliza el género epistolar que estaba de moda. Se distancia dando voz a un extranjero: un marroquí, lo más exótico que podía visitarnos. Gazel es un marroquí lustrado, erudito, intelectual. Nuño le va a ayudar a entender España, Nuño es el "otro yo" del autor. Es un análisis costumbrista de un país plural, puesto que en la diversidad está la riqueza de España. Para buscar un tronco común, Nuño escribe a Gazel la visión ilustrada de la Historia de España.



Se suele situar la decadencia española en el siglo XVII, después de Felipe II. Según Cartas marruecas, comienza con Carlos V, en el momento del Imperio. Ahí se gesta, con un rey que trae la norma europea, contra el proyecto nacional de los Reyes Católicos basado en la diversidad, el pacto entre regiones y la alianza con las clases urbanas frente a  la aristocracia levantisca. Carlos V provoca la decadencia porque va contra la esencia del país. Recordemos la rebelión de los Comuneros. 




Es un libro entretenido con unos personajes muy atractivos, hay pasajes ante los que decimos: es España hoy.
Pedro Ojeda y los lectores destacan:

(L) De todo menos marruecas.

(L) No hablan de Marruecos.

(P. O.) Se anticipa a la España de las autonomías. Dentro de la nación española hay mucha variedad. España es indivisible pero hay que reconocer la diversidad.

(L) Hay cosas que coinciden con las inquietudes actuales: la importancia de la educación, el atraso de las ciencias, la necesidad de proteger a los profesores.

(L) Los males de España. La historia se repite, es circular.

(L) Todo vuelve pero de otra manera.

(P. O.) Nos parece actual porque lo construye de manera razonada.

(P. O.) Los anglicismos desprecian nuestro propio idioma.

(P. O.) Las corridas de toros: especie de barbaridad.

(P. O.) La diversidad territorial dificultaba la ley. Antes de los Decretos de Nueva Planta, no había España. Critica la situación anterior y entiende el centralismo de los Borbones. Ahora las leyes son las mismas para todos. No es partidario de un centralismo a machamartillo, reconoce la diversidad.


(L) Me produce tristeza que, desde el punto de vista del estado, no se ha avanzado nada. Nos estemos retrotrayendo a épocas ancestrales, mantener fueros, anhelados en luchas intestinas, mantener esas luchas.

(L) ¿Tristeza?

(P.O) Luchas que no existen cuando hay un motor común. En la Transición había un proyecto común. Ahora se ha gripado el motor. Pero la Transición nos ha permitido llegar aquí.


(P:O) Es la España invertebrada de Ortega y Gasset. Los Reyes Católicos la construyeron como España invertebrada, una monarquía federal. 




(P:O) Defiende la conquista española de América frente a países que la critican pero defienden la esclavitud de seres humanos.

Esclavos (Pintado por Agustín Merino)

(P:O) Algunos temas tratados:

Necesidad del mecenazgo a la ciencia.
Educación de la juventud noble.
Lengua.
Crítica de la leyenda negra.
Esclavos. Historia de España no esclavista.
Relajación de las costumbres.
Frivolidad.
Nobleza hereditaria.
Ambigüedad de las victorias.
Orgullo español.
Causas de la decadencia.
Superficialidad de las tertulias.

Pedro destaca la carta LXXXVII donde habla de las leyendas españolas y su interpretación. ¿Debe seguir el pueblo en el engaño?


Leyenda de la aparición del apóstol Santiago en Clavijo

(P:O) Las cartas dan la sensación de desorden, debido al género. Unas muy buenas, otras malas. De vez en cuando mete temas más ligeros. Como es un diálogo no agota los temas.

(L) Los tres personajes representan los tres puntos de vista de las tres edades: Gazel es la juventud, Nuño es la madurez y Ben Beley es la vejez.

Mis apuntes
El profesor se despide y algunos de los lectores seguimos hablando de libros y otros temas anexos. Hace una buena tarde y hay una agradable cafetería ahí cerca. Ha sido una reunión amena, incluso para los que no han leído Cartas marruecas. Todavía están a tiempo. 

Un abrazo de María Ángeles Merino 

Podéis leer Cartas Marruecas aquí. 

15 comentarios:

JL Ríos dijo...

Muchas gracias por tu crónica, un abrazo.

Bertha dijo...

Los puntos de vista de esta lectura, tiene muchas coincidencias con lo que esta pasando en España actualmente,la diversidad que existe y el gran problema que siempre nos ha marcado, lo poco unidos que somos y que los problemas se repiten es, como un círculo vicioso que se tiene que extirpar con favorecer la cultura y saber respetar esa diversidad pero sacando lo mejor de cada lugar y sobre todo estar abiertos al exterior coincido con Pedro que los idiomas son muy enriquecedores pero se tiene que valorar la riqueza de léxico que tenemos que lo estamos destrozando con tantos complejos.

Un beso y hasta la próxima me encanta zambullirme de vez en cuando por estas aguas...Muchas gracias a todos.

Myriam dijo...

¡Qué crónica más completa y polifónica!

Gracias, gracias.

Besos

Kety dijo...

Si tú me habías enganchado, ahora leyendo el libro, aún más.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Excelente resumen de la reunión. Da gusto tenerte levantando acta.

pancho dijo...

Contar con las explicaciones semanales de Pedro sobre la lectura mensual es un lujo para cualquier lector. No se paga con cualquier cosa.
Pues los franceses tampoco llevaban el sancta santorum en la cabeza, legaron la guillotina, seguro que con bastantes más ajusticiados que la inquisición. Y leyendas negras como las tarjetas black las hay en todos los sitios, a poco que escarbemos un poco.
La reunión estuvo bien aprovechada, muchos temas interesantes.
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

De nada, José Luis. Compartimos.

Abejita de la Vega dijo...

Nos zambullimos y refrescamos...conocimientos. La desunión nos pasó y nos pasará factura.

Abejita de la Vega dijo...

Polifonía. Está vez más.

Abejita de la Vega dijo...

Le sacarás su jugo
No te defraudará.

Abejita de la Vega dijo...

Un acta oficiosa hecha con cariño hacía todos los asistentes. La foto no quedó bien pero expresa tu vehemencia.

Abejita de la Vega dijo...

Los franceses ya se sabe. muy suyos nuestros vecinos. Un lujo las dos lecturas.

Abejita de la Vega dijo...

Un abrazo para todos.

Abejita de la Vega dijo...

Un abrazo para todos.

Abejita de la Vega dijo...

Los franceses ya se sabe. muy suyos nuestros vecinos. Un lujo las dos lecturas.