sábado, 13 de enero de 2018

"La literatura calienta las almas". Crónica de un encuentro lector en la Sala Polisón. Leandro Pérez y Laura Castañón (2).


Pequeña crónica del encuentro del Club de lectura de La Acequia, dirigido por Pedro Ojeda, con el escritor Leandro Pérez. El club de lectura presencial es sostenido por Alumni Burgos (antes, Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Burgos).



El martes, 9 de enero de 2018, a las cinco de la tarde, en la Sala Polisón del Teatro Principal de Burgos, el Club de lectura de La Acequia, junto al público en general, disfrutamos de un encuentro con el escritor burgalés Leandro Pérez, autor de la novela La sirena de Gibraltar. 

Viene de la entrada anterior: "La literatura calienta las almas". Crónica de un encuentro lector en la Sala Polisón. Leandro Pérez y Laura Castañón (1).

-Pedro Ojeda: Leandro, que ya no es tan joven como dijo Manolo, escribe La sirena de Gibraltar, su segunda novela, después de Las cuatro torres. Editada en Planeta, es una novela negra protagonizada por Juan Torca, un personaje que aparecía ya en la primera, ahora más conseguido, magnifícamente visto por el autor. Un personaje con un pasado de mercenario, en una novela muy situada en la España actual, con unos personajes secundarios oscuros muy interesantes: la corte de Juan Torca. Leandro estructura muy bien el argumento, no trampea, es muy directo y reconstruye las historias contextualizadas en una España actual, cosas que has visto en un periódico, en sucesos. La sirena de Gibraltar ha superado mucho a Las cuatro torres. Juan Torca ha crecido, atrapa desde la primera línea, con pasajes estilísticamente impecables, como el del principio. 

La sirena de Gibraltar y Las cuatro torres en el bar Donde Alberto (Burgos)



Leandro Pérez ha trabajado en el proyecto de Zenda, página literaria de referencia en internet que nos invita a visitar novedades a diario, con información, entrevistas y comentarios de libros. ¡Y tiene tiempo de escribir! Hoy El Correo de Burgos publica " Segundas novelas siempre fueron buenas", en este caso se cumple. Has escrito una muy buena novela, con un personaje muy vivo.

-Leandro Pérez: Estoy  muy agradecido a todos los que estáis aquí, a los burgaleses. Un año después está funcionando el proyecto y estoy en la tercera de las siete novelas que quiero escribir...me meto en muchos embolados.

-Pedro Ojeda: Saca tiempo para mucha cosas.

-Leandro Pérez: Saco tiempo de donde puedo, incluso cuando paseo al perro.

-Pedro Ojeda: ¿Qué os ha parecido el libro si lo habéis leído. ¿Todos?

La sirena de Gibraltar arranca con Torca viendo como rescatan el cadáver de una joven del Manzanares.

-Leandro Pérez: Cuando escribí Las Cuatro Torres, estaba en la ribera del Manzanares haciendo fotos en los sitios donde mi sirena tenía que aparecer. Había visualizado un cadáver en el Manzanares, un año antes tiraron unos bloques de hormigón al mar en Gibraltar, después murió un chaval en una pelea, le empujaron. Las piezas me encajaban perfectamente, la parte estructural me encajaba más que en la primera. 



-Pedro Ojeda: ¿Cuáles son tus líneas? ¿Te dejas llevar?

-Leandro Pérez: Me dejo llevar, hay autores con brújula y con mapa, yo voy con brújula. Sé que Torca está en Madrid, que va a Bilbao, que va a ir a Gibraltar. Hago alguna corrección, retoque, pero no llevo la estructura en la cabeza, hay escritores más guionistas en ese sentido. Yo voy con mi brújula, mi Juan Torca iba a pasar por Sevilla pero, al final, pasa por Marbella. Fue una casualidad, iba con un amigo burgalés que me llevó a Marbella en vez de a Sevilla. La escribí en 2014, las novelas necesitan reposo, barbecho...

-Pedro Ojeda: El inicio es soberbio, el arranque no parece de una novela negra. Lee: 

"La muerte es una sirena andaluza con la cola forrada de hormigón. Una sirena de ojos abiertos y pechos mecidos por la corriente, que seduce a peces y buzos. La sirena emerge del Manzanares un amanecer soleado y tórrido. Boca abajo parece una momia mutilada, envuelta en plásticos chorreantes que impiden que sus brazos se aferren a las aguas del río madrileño..."

¿Cómo salió esta página? 


-Leandro Pérez: El Manzanares no es nuestro Arlanzón, los madrileños no van al Manzanares, a no ser por el fútbol. Me gustaba pasear por él. 


El Manzanares no es el Arlanzón

-Pedro Ojeda: Me gusta ese arranque para que el lector quede atrapado. ¿Quién es ese personaje? ¿Quién es esa mujer? La novela crece en complejidad, parece que se esconde el gran secreto de la España contemporánea. 

-Leandro Pérez: Escribo en varios niveles, no soy omnisciente. Me centro en los pasos de Torca, sus carreras y, en un nivel superior, lo que está ocurriendo en Gibraltar. Intento que vayan en paralelo, ser sincero, sabes lo que va a pasar, ves las trampas, intento no camelar, ser realista, verosímil.

-Pedro Ojeda: La novela que aborda estos grandes temas se viene abajo, la explicación es muy humana, no es el escritor el que tiende las trampas, no engaña, todo es mucho más común, mucho más normal. 


Mi cuaderno de notas
-Leandro Pérez: Las pasiones las vivimos todos, tienen que ser verosímiles, las novelas tramposas no me interesan, lo que nos hace vibrar es lo más humano, las cosas más reales son las que nos llenan, los malos son personas como nosotros, tienen las mismas pasiones.

-Pedro Ojeda: Muy bien trabajado, muy bien hilado, retrotraerlo hacia lo humano. Torca no es policia, no es guardia civil , no tiene una agencia de detectives, no está sujeto a convenciones, va por libre y se puede enredar. 

A Juan Torca lo va a conducir a lo largo del misterio. ¿Cómo definirías a Juan Torca? ¿Te ha sorprendido mucho? 

-Leandro Pérez: El nombre de Juan Torca es de una novela que no se publicó, la guardé en un cajón, era un personaje que no tenía nada que ver. Entre 2002 y 2004 empecé a ver a Juan Torca en el Mar Aral, me metí en un callejón sin salida. Juan Torca aterrizó en Madrid, náufrago y doblemente viudo. Es un tipo que vive conmigo y que ya es como es. Le juzgo por sus actos y por lo que camino con él, con Jandro, con Laguna. Va evolucionando, les estoy hablando de un amigo mío.



-Pedro Ojeda: Muy construido. 
El mundo de internet ¿te ha ayudado o te ha dispersado? ¿Te ha ayudado a centrarte? 

-Leandro Pérez: Me metí en el mundo de internet y pasé algunos años dispersos. Todo suma, el escritor es una esponja que absorbe todo. Como escritor intento alejar al periodista, no quiero que sea mera documentación, intento alejar al internauta pero no puedo obviar que hay móviles e internet. 

-Pedro Ojeda: Torca está muy situado en la España actual, un personaje moderno. ¿Puede haber una novela negra española?

-Leandro Pérez: Torca es burgalés, español, está en el mundo, no pienso en que un lector de Wisconsin tenga que entenderlo. Le hago madrileño de adopción, sabe idiomas, tiene amigos, un amigo con una agencia de detectives, un amigo Jandro que es una masa de músculos...Cuando pasa algo ahora lo pienso en clave torquiana, como lo de Cataluña...empecé a escribir un relato ambientado en esos días. 

Quedan quince minutos. Preguntas.

-Pedro Ojeda: ¿Te fue fácil publicar?

-Leandro Pérez: Yo tengo suerte, Las cuatro torres se la pasé a mi amiga editora. La primera novela es grisácea...y merengue, la segunda es una novela negra porque yo he leído mucho a Vázquez Montalbán y soy hijo de Pepe Carvalho. Me siento cómodo con un contemporáneo de Carvalho, no me preocupa que me encasillen. 



-Pedro Ojeda: El género negro viene a ser una forma de investigar y explicar el mundo en que vivimos. La mayor parte de las personas no vivimos situaciones de riesgo en un mundo criminal; pero existe el asesinato, como el de la sirena. ¿Cómo entiendes la novela negra? ¿Razones en el alma humana? ¿Razones en la sociedad? 

-Leandro Pérez: La novela negra es, para mí, lo que hace mover a Juan Torca. Juan Torca es el que me mete en la novela negra, el que tira de mí. En la novela negra encuentro más entretenimiento  que en otros géneros, personajes más reales. Mis escritores favoritos están lejos de la novela negra: Borges, Delibes...La novela negra me lleva a lugares donde no me llevarían otras novelas. No voy al adoctrinamiento previo al género, luego puede haber lecturas que se pueden extraer, moralejas. 

-Pedro Ojeda: ¿Por qué Juan Torca se mete en esos fregados? No tiene problemas de dinero, podía estar corriendo por el Retiro. 

-Leandro Pérez: Yo te diría un don Quijote que ve entuertos y dice a Sancho que a por ellos. Torca ve a una mujer a la que insultan en el Retiro y va a recibir...es su forma de ser, su parte quijotesca. Don Quijote podría quedarse en su desván leyendo libros, Juan Torca podría ir por la Gran Vía sin que nadie le molestara. Hay personas que pasan de largo, las personas como Torca no pasan de largo. 


Don Quijote siempre

-Lector: ¿Por qué hay veces que las primeras páginas se quedan atascadas? 

-Leandro Pérez: Falta aliento para seguir escribiendo. Ahora escribo un relato sobre Cataluña y tengo una novela con Juan Torca, ya he desatascado el problema que tengo, sé que lo voy a escribir. 

-Lector: Un personaje muy interesante es Mario Barberá. Si puedes hablar de él...

-Leandro Pérez: Yo soy padre sobre todo. Mario Barberá podía ser arquetipo del malo malísimo, con corrupción. Quise hacer un padre. ¿De qué sería capaz un padre en caliente o en frío? La venganza se sirve en frío. 

-Pedro Ojeda: El gran problema de Mario no es su maletín de secretos sino el alma humana, un acierto de la novela. 

-Lector: Juan Torca es burgalés. ¿Le añade algo el ser burgalés?

-Leandro Pérez: Si Torca fuera de Jaén sería otro personaje, "mala follá".

-Lector: Es un "asperón". 

-Pedro Ojeda: Tiene una raíz, una circunstancia. En las mejores novelas, el personaje es muy de un lugar especial que el conoce. 

-Lector: Aqui la magdalena de Proust sería de "La Flor Burgalesa", las favoritas de Juan Torca. 

-Leandro Pérez: Intento no ser un reportero con la cámara, en algún caso concreto sí. Tengo que ir al Manzanares, tengo que ir a Gibraltar. 



-Lector: La novela va más por los detalles.

-Leandro Pérez: No hay un mapa de Gibraltar. Con este amigo mío, rodeamos el Peñon y encontramos el final de la novela, aquí tiene que pasar. No intento ser periodista, ahora no hace falta decirlo todo, como en Guerra y paz. Tu cabeza va construyendo.-Lector: Estoy admirado en los tiempos que corren. ¿Cómo tenéis la cabeza para escribir, centraros en algo que sea atractivo?

-Leandro Pérez: Juan Torca vive conmigo. Hago mi vida pero tengo un rincón donde vive el autor, es apasionante, el momento de escribir, el primer lector, lo disfrutas, vives otras vidas.

Tengo un proyecto que no tiene nada que ver con Torca, sí con Burgos. Invitación. Y también la tercera de Juan Torca, esquizofrenia, Cuando sea mayor, tengo otro proyecto...Gracias a todos, se ha calmado la nieve, se agradece mucho.

-Pedro Ojeda: Es un escritor del que poder esperar que nos haga disfrutar mucho. Gracias, Leandro. 

"La literatura calienta las almas".

Una vez terminada la reunión, Leandro Pérez dedica y firma ejemplares de La sirena de Gibraltar. El mío se quedó en casa de una amiga que tuvo que salir de viaje, por un asunto urgente. Por eso, pedí a Leandro que me firmara en el cuaderno de notas. Pasará al libro cuando sea posible y formará parte de mi colección de dedicatorias de escritores. 


Hablo con Leandro Pérez, es un chaval de mi barrio, de los Vadillos. Le comento que, a mí, el personaje que realmente me gusta es Rodrigo, el hijo policia de Juan Torca, menuda bronca le echa a principio de la novela, una bronca de muy hijo y señor mío. 

¿Rodrigo Torca?
Un abrazo de María Ángeles Merino




5 comentarios:

María del Carmen Ugarte García dijo...

Para currelo y detalle el tuyo, María Ángeles.

Las novelas necesitan barbecho, sí, se ara la tierra para que se esponje y se deja allí para que las lluvias y los restos de las cosechas anteriores vayan preparando el suelo para que cuando llegue la siguiente arada y luego se deposite la semilla, nada de siembra directa, se recoja más tarde una buena cosecha. Todo requiere su tiempo.

El Manzanares no es el Arlanzón, pero Madrid Río se está convirtiendo en una especie de tontódromo donde conviven, no siempre en armonía, bicis, patines, peatones y perros en totum revolutum. Este nuevo Manzanares, que seguimos pagando muy caro, se ha convertido en un nuevo paisaje madrileño no exento de personalidad. El fútbol ya se ha ido a otras latitudes.

Ele Bergón dijo...

Como siempre muy buena crónica de lo ocurrido el 9 de enero, en Burgos, con el escritor Leandro Pérez. Diálogo intenso entre Pedro y el autor.

No he leído La sirena de Gibraltar, pero a través de las preguntas y respuestas que dejas por aquí,me voy haciendo una idea de la novela.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Buena crónica. Hay que dejar hablar con calma a un autor para comprenderlo. Y sí, Leandro es joven y tiene mucha vida por delante para bien de sus lectores, a pesar de mi broma inicial...

pancho dijo...

No pasas de largo por la escritura de lo oído. Excelente trabajo, mejor que si lo hubiera visto por un Periscope o alguno de esos sistemas de trasmisión, esto ha pasado por el filtro de una bloguera atenta y eso es mucho.Gracias entonces por la actividad febril, falta uno un poco por aquí y se encuentra con entradas nuevas nuevas para dar y tomar.

Myriam dijo...

¡Menuda colección de firmas tienes ya!
Podrías hacer una exposición, al menos en tu blog.

Mil gracias por esta crónica, agradezco poder ver y estar a través de tus ojos.

Besos