miércoles, 31 de diciembre de 2014

Edelgard, rosa en el brezo, muñeca rota.

Podéis localizar Stettin en un mapa de 1934.

Y  en este mapa étnico nazi de 1937, tomado de una enciclopedia.
 Mapas enviados por nuestro amigo Miguel Ángel Vivanco.

Comentario a la novela "La sonrisa robada" de José Antonio Abella. Para la lectura colectiva de "La acequia", dirigida por Pedro Ojeda.

El poeta español y la muchacha alemana viven para siempre dentro de un hermoso sueño de amor. La amistad, la lectura y las conversaciones van a atrapar también al novelista  José Antonio Abella en la luz que emana de las cartas de Edelgard.



 A pesar de haberlas publicado en “Edelgard, diario de un sueño”, José Fernández Arroyo siempre creyó que “se debería escribir una novela con esta historia”. Confió durante años en poderlo hacer algún día pero, a los setenta y ocho años, ya no se sentía con fuerzas.  Un día le dijo a su amigo Abella: “esa novela debería escribirla alguien más joven, acaso tú”.



Al escritor más joven le gustaría y confesó que alguna vez lo había pensado. Pero era tan compleja la historia, “no sabría ni por dónde comenzar”.  ¿Por dónde? Quien tan bien conocía la historia le contestó: “por el principio…o por el final. Eso no importa. Lo importante es comenzar…y trabajar cada página como se esculpe una estatua”. Buen consejo para un escritor escultor.



Aquel día habían hablado de aquella carta que decía: “¡Tú sabes , José, que hay muchos amores que nunca se cumplen, pese a que, muy a menudo, sean estos amores los más grandes, los más hermosos!”

Hablaron de esa carta, y de otras, bajo las estrellas, en la alameda de la Fuencisla, “bajo la luz amarilla de las farolas, enjambrada de polillas”. 



A José le parecía ella más inteligente que él porque “veía más allá de lo que todos vemos…Quizás el sufrimiento abrió sus ojos”. En realidad, sabía muy pocas cosas de Edelgard, le bastaba con amarla. A J. A. Abella le habían llamado poderosamente la atención “su clarividencia, su sensibilidad, y la capacidad para sobreponerse al sufrimiento…Los sucesos de Sttetin debieron de ser terribles”.  

En realidad, José sabía muy poco de esos sucesos, ya que Edelgard los narraba muy someramente:

“…ya sabes que Stettin es mi ciudad natal. Allí lo perdí todo a causa de la guerra: mi joven y encantadora madre, mis dos queridos hermanos, mi patria. Mi madre, mis hermanos y otros parientes próximos murieron de tifus, de hambre y de dolor, en marzo de 1946, en Stettin. Fue un gran milagro que mi hermana y yo (también nosotras padecimos un grave tifus) escapáramos de aquel terror, pero nuestra salud ha sufrido mucho, nuestros músculos están muy debilitados. (Dios mío, a menudo me encuentro tan desesperada, que desearía estar con mi madre y mis hermanos. Ah, la vida es tan despiadadamente dura…). En abril de 1946 los rusos y los polacos nos expulsaron a mi hermana y a mí de Stettin…”



Flensburg y Stettin en la Alemania dividida, cincuenta años después.
 Mapa enviado por nuestro amigo Miguel Ángel Vivanco.

José , al principio, no quería saber más cosas, le bastaba con amarla. “Sólo más adelante, cuando el amor le hacía tanto daño como las dudas, cuando algún silencio de Edelgard sembraba de amargura su corazón, trató de hacer alguna indagación”. Escribió en secreto a un joven francés, Claude Mathière, que había viajado a Flensburg y visitado a la familia Lambrecht.  Era amigo de Jean, otro joven de la misma nacionalidad que intercambiaba correspondencia con José y con Sigrid, la hermana de Edelgard. José nunca olvidará la desazón causada por la carta respuesta de Jean. 

“Durante la guerra…fueron martirizadas por rusos y polacos durante su avance en Alemania…tardaron mucho tiempo en recuperarse de sus heridas…han debido de sufrir mucho y presenciar cosas espantosas. Es por esto que tienen un aspecto un poco extraño…Las dos emiten el ruido de la risa sin que los rasgos de su rostro cambien la expresión; su actitud es siempre rígida, como en sus fotos, y parecen afectadas por una enfermedad que no he podido adivinar…”

José quedó impresionado con la descripción de Jean, se preguntaba  cómo era posible que alguien tan sensible no pudiera sonreír. ¿Quién le robó la sonrisa? ¿Qué pasó?

El escritor ha de pasar de la red al vacío, ahora ya no hay cartas, se impone el salto a la ficción. Edelgard no dio detalles de sus sufrimientos a manos de rusos y polacos; pero muchas mujeres alemanas sí dejaron un estremecedor testimonio. Abella supera la prueba con maestría. Acude a las fuentes históricas y  esculpe su novela, ofreciéndonos un buena combinación de ficción y realidad documentada. "Entreverar de forma sabia", como escribe Pedro Ojeda en "La acequia".


José Antonio Abella y "La sonrisa robada".

Aquella mañana del 27 de abril de 1945, cinco soldados victoriosos abandonaron a Edelgard y Sigrid Lambrecht  como dos muñecas rotas sobre los colchones de su dormitorio, impregnados de un fuerte olor a vómitos y esperma. Durante la noche, habían creído, y deseado, que las violaciones acabarían con un tiro en la nuca. Seguían vivas, lo confirmaban el dolor y la vergüenza. Bajarían al sótano donde su madre y su abuela , heridas o muertas, permanecían desde la tarde anterior. 



Porque la tarde anterior siguió a la mañana en que las tropas rusas del general Zhúkov entraron en Stettin. Era el 26 de abril de 1945. Edelgard tenía diecinueve años y Sigrid dieciséis. 



Dos muchachas felices que leían novelas y poemas de amor, al calor de la chimenea. 


Entre los poetas, Goethe era el preferido. 


Leyendo el Werther, de Wilhelm Amberg, 1870. Wikipedia.

Edelgard aprendió de memoria su poema “Heidenröslein-Rosa en el brezo" que, a veces, interpretaba, con música de Schubert. Y lo traducirá para su amigo José, en la carta del 6 de abril de 1949, también en abril:

“La rosa se defendió y le pinchó/de nada le sirvieron su dolor y gemidos,/no tuvo más remedio que sufrirlo".


 

Tal vez se preguntaba si su lejano amigo comprendería el significado oculto de tales versos. ¿Acaso ella los comprendía cuando Sigrid los cantaba en el Lied de Schubert?  Probablemente “ni ella ni él alcanzaran a entender la carga de angustia y desesperación contenida en esos inocentes versos”.  Ella, con catorce años, recién iniciada la guerra, estaba ajena a la sangre y ruina que se extendía por Europa. Lo que les habían enseñado era que...

“La guerra constituía… un precio inevitable para hacer del mundo un lugar feliz. El imperio de los próximos mil años siempre estaría en deuda con aquellos jóvenes capaces de dar su vida para instaurar un orden nuevo en ese mundo caótico de sangres mezcladas e ideas sin ideales…salvando a Alemania, salvaba al mundo entero…Todo llamaba al optimismo. Las canciones, los poemas recitados en las escuelas, todo era brillante como el sol de agosto."

Imagen de parte de la portada de "La sonrisa robada"

Sigrid y Edelgard reían, cantaban, enlazaban sus manos para formar grandes corros con sus compañeras de la “Bund Deutscher Madël”. 


Eran las chicas más felices del universo…aunque educadas en una odiosa ideología, totalitaria, criminal  y racista, la que prometía un perfecto mundo  nuevo para los próximos mil años.  El novelista ha de andar con pies de plomo al llegar a este punto. ¿Nazi? Una chica tan amorosa, sensible y culta , ¿nazi? Y su padre…¿un criminal de guerra?

Acompañaremos a José Antonio Abella en su viaje, tras el rastro de Edelgard. ¿Chocaremos con el cristal como las polillas de la Fuencisla? A estas alturas de la lectura ya estamos girando en torno a su luz.

Un abrazo de María Ángeles Merino que os desea ¡Feliz Año 2015!

7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Has indicado excepcionalmente bien una de las características de esta novela: cada página ha sido trabajada como una estatua y todas juntas componen un conjunto escultórico en el que se implica también el lector.
Excepcional entrada.

María del Carmen Ugarte García dijo...

Nada es blanco o negro. No somos ni del todo buenos ni del todo malos, somos humanos.

La sensibilidad y la exquisita cultura de la que gozaban muchos nazis, incluso el propio Hitler, han sido motivo de muchos comentarios.

El periodo de entreguerras fue enórmemente fructífero. A mí es un periodo que me tiene fascinada por lo que produjo en el ámbito cultural.

Paco Cuesta dijo...

Desde la cuna, los niños inician un camino en el que creen porque está contado por sus padres, que también escucharon una historia de los suyos, a veces equivocada.
Gracias

pancho dijo...

Feliz año también, cómo no. También me gusta esa expresión de trabajar cada página como si fuera una estatua, lo cual quiere decir que en vista del grosor de la novela tuvo que dedicar muchas horas para escribirla.
Después de una guerra viene la postguerra que suele ser tan dura como la misma guerra. Esa zona entre Alemania y Polonia sufrió mucho antes, durante y después.
Sé que me gustaría leerla porque el tema es fascinante y poco tratado, pero es imposible, sobre todo desde el día en que el curso continúe.
Ya sé que entraron en Madrid por los Caños de Alcalá. Algo de eso digo en la próxima entrada en la que el trío entra en la Villa y Corte. Ya la tengo lista, sólo queda darle al play.
Excelente trabajo con muy buenas y abundantes ilustraciones.
Un abrazo.

Pamisola dijo...

Como siempre tus entradas son casi como leer el libro.
Una historia impactante como tantas se producen en los asquerosos períodos de antes, durante y después, de las guerras.
Cada persona una historia tremenda, y por desgracia fueron tantas, que no se acabará nunca de contarlas.
Sin duda hay que leerlo.

Besos

Ele Bergón dijo...

El poeta de Manzanares también necesita investigar, por eso lo intenta, mas lo que descubre le hace daño, así que decide no seguir. Es una defensa que todos tenemos y que a veces no es tan útil como en principio nos parece.
Abella, por el contrario si decide contarnos la historia e investigar en ella y efectivamente, como bien apuntas, lo hace con maestría de tal forma que los lectores le sigamos y además necestemos seguir investigando.

Besos

International Directory Blogspot dijo...

Hello
this is not a "spam"
You Have A Wonderful Blog Which I Consider To Be Registered In International Blog Dictionary. You Will Represent Your Country
"Directory Blogspot" is 15 million visitors! .193 Country. 18000 Websites
Please Visit The Following Link And Comment Your Blog Name
Blog Url
Location Of Your Country Operating In Comment Session Which Will Be Added In Your Country List
On the right side, in the "green list", you will find all the countries and if you click them, you will find the names of blogs from that Country.
Imperative to follow our blog to validate your registration.Thank you for your understanding
http://world-directory-sweetmelody.blogspot.com/
Happy Blogging
****************
Bonne Année ! Happy New Year! Feliz Año Nuevo! Buon Anno! Feliz Ano Novo! Glückliches Neues Jahr!
for you and your entire family.
A small gift for you
**********************
http://nsm08.casimages.com/img/2014/12/25//14122507483612502812823262.gif
******************