martes, 9 de julio de 2013

Y el pinsapo sueña. Vuela sobre las piedras del monasterio de San Pedro de Arlanza.

 
 
Y  el pinsapo sueña. Se asoma, curioso.  Decide volar sobre las piedras , las del monasterio de San Pedro de Arlanza. ¡Y puede hacerlo!
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 Sobre piedras románicas, piedras góticas, piedras herrerianas, malas hierbas que aquí son buenas.
Y sobre la ermita de San Pelayo, allá en lo alto...
 
 
San Pelayo arriba, a la derecha.
 
Ermita de San Pelayo por fuera.
 
Ermita de San Pelayo por dentro.
 
Árboles y más árboles acunan una cinta de agua. ¡ Quiere mirarse en ella!
 

 

 
 
 
Y esos extraños seres que de vez en cuando le visitan.
 
 
 Sí, todo ha sido un bello sueño. Los árboles no vuelan.
 
El pinsapo, un buitre leonado y Fernán González.
 
¡Dichoso ese pájaro! 
 
El Conde Fernán González sigue emulando a Santiago Matamoros, en su eterno campo de batalla de jaramagos.
 
 
Si queréis saber algo más, podéis pinchar en:
 
 
 
¿Sabíais que aquí se rodó parte de la película "El bueno, el feo y el malo"?
 
 
Gracias a mis compañeros Laura, Carlos y Joaquín que me han prestado sus fotos.
 
María Ángeles Merino

5 comentarios:

Bertha dijo...

Una gloriosa ruina parte de nuestro pasado histórico.

El lugar invita a la contemplación y de eso sabe el pinsapo; en estas fotos se aprecia mejor su majestuosidad.

Un abrazo MºAngeles

Omar enletrasarte dijo...

buen...ísimo!!!
saludos, gracias por esta magnífica entrada

Spaghetti dijo...

Hermoso valle a la vera del Arlanza. Con las eternas ruinas del monasterio y el vuelo de los pinos que se alzan.
un bsazo

Paco Cuesta dijo...

Nos queda soñar con su pasado y esperar su incierto porvenir.
Un abrazo

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, Abejita de la Vega:

Es un lugar precioso tan verde y con ese río largo serpenteante. Cuánto trabajo. Imagino -en su día- el transporte de las piedras hasta allí, el ruido de las herramientas de los canteros, los fríos y calores, ...
Las ramas del pinsapo han adoptado forma de bóveda estrellada.

Abrazos.