jueves, 15 de noviembre de 2012

Un relato de cuarenta y siete palabras...y un revólver.

Marina, nuestra amiga del blog "En el umbral de la noche" nos propone un juego, junto con su amigo Tomae, del blog Tarracoferma. Se trata de publicar un texto que tenga, como máximo, cincuenta palabras, el día 15 de noviembre, a las veintidós horas. Nuestro escrito ha de basarse en la siguiente foto:


Ahí va, y son cuarenta y siete.


“Anoche soñé que volvía a Manderley”

El ama de llaves entre ruinas abrasadas.

¿Vestido negro? ¿Severo moño?

No. Zapatos picudos, ropa de marca.

Proclama mi delito: ¡bloguera!

Abre un bolso con úrsidas siluetas y extrae un áureo revólver.

Blog, blog, blog, muero.

Miss Danvers es una pija."



Un abrazo para Marina y Tomae y para todos.

 
 María Ángeles Merino  se lo dedica a su Miss Danvers particular.

24 comentarios:

Pamisola dijo...

Muy original, con todas las ideas que has mezclado, te salió un buen coctel de palabras.

Mi enhorabuena.
Besos.

tomae dijo...

...muchos estamos enganchados a ese delito ¡por lo menos esta noche!

Un saludo.

María dijo...

Me ha parecido muy original tu micro relato.

Un beso.

Rojo Merlin dijo...

Me gusta, muy fresco y original.
Que buena iniciativa de Tomae, me estoy divirtiendo muchísimo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Original, felicidades
Besos

Merche Pallarés dijo...

¡Estupendo Abejita! Besotes, M.

mj dijo...

Originalidad en estado puro. Me ha gustado mucho querida amiga.
Un abrazo

pancho dijo...

Entre la señorita Rotenmeier y Miss Danvers hay una estrecha trocha, un severo moño y media generación de distancia.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

No me acordaba del relato y eso que lo escribí, pero ahora me he dado cuenta que en vez de cuarenta y siete palabras he escrito más de cincuenta, no obstante lo voy a publicar, tarde y sin cumplir las normas.

Me encanta tu relato. Te ha quedado muy bien y sé perfectamente de quién estás hablando.

Besos

Luz

Belén R. dijo...

Muy original. Me encantó la referencia a Rebeca.
Un saludo.

Menteinvisible dijo...

jajaja, el mas gracioso que he leido hasta ahora, suerte

Anónimo dijo...

Muy original.
Ese Blog por Bang, sublime. ; - I
Un saludo.

mojadopapel dijo...

Original e imaginativo. Suerte

Marina dijo...

jajajajajaaajaja....¡¡¡es genial, absolutamente genial!!!!!

Me ha encantado corazón.

Gracias por participar.

Un besote

Bertha dijo...

Lo tuyo si que es pulso 47 y en cambio yo me he desbordado jejejeje

Un abrazo preciosa.

Pamisola dijo...

Te devuelvo la visita, con cariño Ángeles.
Supongo que cómo en la película, lo que te sucedió no fue buen rollo precisamente.
Dicen que lo mejor de los artistas, escritores,poetas, sale del sufrimiento, y esto puede ser un ejemplo. Y que no hay mal que por bien no venga; o sea, bien si te sirvió de liberación.

Besos, Puri.













Moneypenny dijo...

Muy bueno y muy original. Me ha gustado mucho!

Voy a seguir con la lista, un gusto leeros...

Besos

Ánima dijo...

Sonrío al leerte...mucho.. .:)

Rayén dijo...

Un relato con mucho suspenso.Entrenido y simpático.
Muchos abrazos.

Aldabra dijo...

ME PIERDO en algún personaje pero aún así creo que has conseguido un relato muy original.

biquiños,

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Esto sí es cebarse en los blogueros!
Buen juego literario-fílmico.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, Abejita de la Vega:

En su día, te dediqué una entrada con la película ‘Rebeca’ , y su proyección en Burgos.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Os agradezco de corazón la atención que habéis puesto a mis cuarenta y siete palabras. Me gustaría explicaros con pelos y señales...no puede ser. Sólo, sabed que hunden sus raíces en el dolor. Miss Danvers no se llama así, pero no puede ser más real. Cada persona tiene un Manderley, un lugar donde no desearía volver.

Los blogs crean problemas, a veces, tenedlo en cuenta.

Un enorme abrazo a todos.

Myriam dijo...

¡¡jajajajja muy original!!

Besos y muchas gracias por tus lindas palbras de bienvenida, también la pasé muy bien contigo em Madrid, fue un alegría volver aa verte. Grcias por haberte llegado hasta allí.