martes, 30 de agosto de 2011

"Tres fechas", leyenda o narración de Bécquer.


Comentario a la leyenda "Tres fechas", de Gustavo Adolfo Bécquer, para la lectura colectiva de "La acequia", dirigida por Pedro Ojeda.

¿Sería así la carpeta de Bécquer?

¡Ay! Ahí está, el de la cartera de dibujo bajo el brazo. Dicen que saca apuntes del  claustro de San Juan de los Reyes;  mas sus dibujos adelantan poca cosa.


Sentado sobre un capitel roto, con la frente entre las manos, parece escuchar el rumor del agua o el ruido de las hojas. Mi vieja servidora me cuenta lo que la cuentan. Dibuja templos, escribe en los periódicos, es poeta y se llama Gustavo Adolfo.


Pasa todos los días por esta calle, la mía, tan desigual por estar “construida en muchos siglos”. “Estrecha, deforme, oscura y con infinidad de revueltas”, pero él parece querer aprendérsela de memoria, no hay rincón que haya escapado a su mirada.


El ruido de sus pasos turba su profundo silencio. Nadie espía tras las celosías, los canceles o  las rejillas. Sólo yo, sola en el oscuro caserón, tras los hierros de mi pequeña ventana, las  trepadoras campanillas azules , las emplomadas  vidrieras y la ligera cortinilla blanca.

Campanillas azules.Muy becquerianas.

Levanto un momento la tela e inmediatamente la dejo caer, escapo  a sus miradas. Vuelve la cabeza, percibe mi leve gesto.



Pasa otra tarde, aprieta los tacones, aturde la silenciosa calle con el ruido de sus pasos que repiten, respondiéndose, dos o tres ecos. Vuelvo a levantar la cortina, me ve fugazmente. Mis ojos negros son muy alabados, mas no le concedo el contemplarlos.

Y lo mismo al día siguiente y al otro, y al otro. Hasta que un día desaparece de la ciudad. Me dicen que tomó un asiento en el coche de Madrid , en Toledo todo se sabe. ¿A qué día estamos hoy? He de apuntar esta fecha, no sé por qué.



Pienso en él mientras cruzo los extensos y solitarios patios de mi casa. Me acompaña mientras cojo flores en el jardín. Me siento en un banco de piedra y las deshojo: sí, no...no ¡Cuántos sueños, cuántas locuras, cuánta poesía despertó en mi alma el desaliñado caballero de la carpeta!

Campanillas blancas, flores  becquerianas.

Pasan unos meses. Nunca hubiera pensado en volverlo a ver y mucho menos en la plaza desierta y ruinosa donde ahora habito; en un caos de azulejos, trozos de columnas, pedazos de ladrillos y de sillares que asoman entre malvas, jaramagos, ortigas, campanillas blancas y hierbas sin nombre.



Al lado de tanta ruina, se alza un edificio que fue palacio árabe, con sus arcos de herradura. Cuando ya la acción de los años desmoronaba sus paredes, un monarca cristiano lo convierte en alcázar con arcos ojivales y torreón de sillería. Por último, es cedido a una comunidad de religiosas, la mía. En ella vivo ahora, soy novicia. Atrás dejé mi ventana blanca  con sus campanillas azules.


 El poeta dibujante  traza el convento en una hoja. Absorto en sus ideas, deja caer de sus manos el lápiz y abandona el dibujo, recostándose en la pared que tiene a sus espaldas, entregado a los sueños  de su imaginación. ¡Deben ser tan dulces sus pensamientos!

.

 
 De pronto da un salto sobre su asiento, se incorpora como movido de un resorte y fija la mirada en uno de los miradores del monasterio.  Allí estoy yo, Dios me perdone por mi espontáneo gesto. Porque agito mi mano varias veces, saludándole con un signo mudo y cariñoso. Está solo, yo también, nadie nos ha visto.





Tocan a vísperas, he de irme. Mi poeta se queda esperando en balde, no sé cuánto tiempo. No he de  verlo más. El sol se va. Anotaré la fecha de hoy, en mi libro de oraciones, no sé por qué. Alguien me lo está dictando.




Pocos fieles asisten a mi fiesta. Cuando la ceremonía está a punto de concluir, reconozco unos pasos...¡Es él! Me contempla tras las rejas. Estoy segura, es el poeta de los dibujos.


Silencio,  todos los ojos se fijan ahora en mí, soy la virgen que va a consagrarse al Señor. La abadesa me arranca de las sienes la corona de flores, me despoja del velo y mi rubia cabellera cae como una cascada de oro sobre mis espaldas. Comienza a percibirse un chirrido metálico y agudo, mis rizos caen por el suelo.

La abadesa murmura unas ininteligibles palabras, los sacerdotes las repiten y toda queda en silencio. Sólo se queja el viento. Inmóvil, pálida, como una virgen de piedra, así estoy yo. ¡Y él está ahí!


Fuera las joyas, fuera el traje nupcial, ése "que parecía hecho para que un amante rompiera sus broches con mano trémula de emoción y cariño". ¿El poeta? No, el esposo místico aguarda...

Caigo al suelo desplomada como un cadáver. Las religiosas me arrojan flores, como si me enterraran, entonando algo muy triste, muy triste. Se alza un murmullo entre la multitud y ...





Me incorporo del suelo, la abadesa me viste el hábito, las monjas me conducen como en procesión hacia el fondo del coro. Se abre la puerta claustral y tengo la sensación de que alguien me está mirando...Se cierra y para siempre.

Las campanas voltean con furia. Mis padres murieron del cólera. Sola y desvalida en el mundo ¿que podía hacer yo? El Deán me dio el dote para que profesase. Mi vieja servidora me desea que encuentre la felicidad en el claustro, que así sea.

"Sola, perdida en la penumbra de un claustro gótico; la mano en la mejilla, el codo apoyado en el alféizar de una ojiva..." Suspiro al cruzar mi imaginación la memoria de las tres fechas. Esta es la última, la anoto en mi libro de oraciones.

¿Dónde estará el de la carpeta de dibujo? Seré muy feliz aquí. ¿O no?



http://palabraria.blogspot.com/2011_03_01_archive.html


Un abrazo para los que pasáis por aquí de:

María Ángeles Merino Moya

Pedro Ojeda dice en "La acequia":
 
"Mª Ángeles Merino, nuestra Abejita de la Vega, sale hoy a pasear las calles comentando e ilustrando magníficamente Tres fechas, de Bécquer"

11 comentarios:

Euphorbia dijo...

Vaya, yo creo que no será feliz... ¿no tendría que haber una cuarta fecha?
Besos

Ele Bergón dijo...

Para saborear tu entrada, tengo que leerla primero.

Como siempre leo un buen trabajo de texto combinado con fotos

Un abrazo

Luz

pancho dijo...

Tampoco he leído este texto de Bécquer tan sentimental y romántico, pero con tu recreación me puedo imaginar el original, cambiado el punto de vista, como sueles hacer tan bien tantas veces.

No sé si será leyenda o no, pero tiene poco que ver con sus relatos de terror.

Se agradece tu esfuerzo ilustrador tan completo.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Leyéndote este excelente comentario al texto becqueriano (tan bien ilustrado como acostumbras) me he dado cuenta de la importancia que para Bécquer tienen los personajes que van de un sitio a otro y observan lo que ven. Ese ruido constante de pasos.

Paco Cuesta dijo...

He terminado con las leyendas que poseo, pero con tu preciso comentario, añado más datos al conocimiento de Bécquer

Aldabra dijo...

¡que relato tan triste, demonio!

meterse a monja por no tener otro aliciente en la vida, cuando se nota en todo el relato por sus palabra que su corazón pedía otra cosa, que tenía sueños.

¡que relato tan triste, demonio!

¡que rabia siento!

biquiños,

Delgado dijo...

Hoy los restos de esta muchacha descansarán tranquilamente en tan apacible convento.

¿Su último recuerdo sería para el poeta?

Un abrazo

MIMOSA dijo...

Según empecé a leer....tuve que salir corriendo a buscar mi libro, pues esa no me sonaba y me digo, ¿a qué di por terminado el libro antes de tiempo?? Pero no, lo reviso de principio a fin y no está!!! Tampoco tengo una que en su día comentó Paco Cuesta (El caudillo de las manos rojas)
Así que primero voy a pinchar tu enlace para leerla y luego vuelvo.
Hasta ahorita!!!

MIMOSA dijo...

Joooooooooo, me han dado ganas de llorar..... no puede ser.....el destino a veces es cruel, o no; no se el porque de que muchos caminos nunca lleguen a cruzarse por más que se desee, se abren y separan cada día más aún pareciendo rozarse.
Más que una leyenda, parece un relato que vivió en primera persona y que le marcó en su eterno romántico. Este Bécquer enamora el alma!
Y tú!!!! Le das esa ternura a la historia....que al final voy a llorar de verdad.....¡Y él está ahí!.....Ufff, se me cae el corazón a los pies.....No, no creo que pueda ser feliz recordando las tres fechas, serán tres marcas que nunca podrá borrar de su mente.
Precioso paseo, una vez más, por esta tu casa.
Besos dulces y un feliz fin de semana!!

MIMOSA dijo...

PD: Veo que ya tienes el siguiente libro preparado, grrrrrrrrrr, yo aún no he ido a comprarlo,.....quizás mañana.
Besos nuevamente!

Abejita de la Vega dijo...

Euphorbia: pienso como tú, una cuarta fecha estaría muy bien, se saldría del convento y ...

Ele: saborea...amiga.

Pancho: no sé si es leyenda, aunque no carece de misterio. Muy sentimental. Convierto en reversibles las leyendas...

Pedro: ahora que lo dices...oigo los pasos, ay esos personajes.

Paco: esta es muy buena, aunque no figure como leyenda, merece la pena añadirla.


Aldabra: tristísima esa falta de alicientes en la vida, ocurría...

Delgado: ay cómo alargas la historia, su último suspiro sería para el de la carpeta.

Mimosa: está en el enlace de Vicente Llop, al parecer algunos no la consideran leyenda. Sí, es una narración que parece autobiográfica. Bécquer enamora el alma, ya lo creo.

El libro próximo ya lo tenía porque me lo regalaron en Navidades, te gustará.


Besos amigos y gracias por visitarme.