miércoles, 10 de noviembre de 2010

Esta lectura quijotesca y acequiana.


El día 14 de septiembre de 2008, Pedro Ojeda decía en ">"La acequia":
"Aunque no son parte de nuestra lectura colectiva, me gustaría señalar aquí el blog La Arañita campeña, en el que participa una comentarista que se ha incorporado recientemente a ella, La Abejita de la Vega. Desde hace un tiempo, los que colaboran en el blog redactan, por capítulos, una interesante y divertida historia de la familia de Sancho Panza. Últimamente, han tenido correspondencia de un respondón Sanchico",

Así empecé a bañarme en la quijotesca acequia. Siguiendo una idea de Pedro Talaván y de la mano de Ele Bergón (mi amiga Luz del Olmo) y Kety Morales,ya había comenzado, tímidamente, la aventura . Y ,después, al conocer el blog de Pedro Ojeda, nos apuntamos a su maravillosa "locura", como dice él. Podéis comprobar que el entrañable Sanchico moderno , la creatura de Luz , ya hacía de las suyas.

¿Valoración? La máxima, por muchas y diferentes razones.

Como anillo al dedo en unas durísimas circunstancias personales y profesionales. Este blog fue testigo de aquello y, además...se vio implicado, él, tan inocente como era. Incluso sufrió las censuras, mas no es el momento de hablar de ello.



Vamos con la "La acequia". Aquellos comentarios del primer año fueron mi válvula de escape, ante un trabajo poco gratificante. Lo pasaba muy mal, pero la tarde del viernes me sumergía en las aguas quijotescas, qué alivio, un "spa" literario digital. Y ¡con qué ilusión esperaba los comentarios de Pedro Ojeda! A ver, a ver, si el profe me ha puesto algo.

Como ya he comentado, en otras ocasiones, ya había leído el Quijote cuando empecé a participar en la lectura colectiva. Estaba con mi cuarta lectora de la obra, en los primeros capítulos de la segunda parte. Cambié la señal, en buena hora, y me puse con el que tocaba, el 1.18. Tengo pendiente el trabajo de comentar los diecisiete primeros capítulos, los que me faltan.

Enseguida la valoré como una lectura más vivida, más contrastada, más profunda. Con las magistrales entradas de Pedro y los comentarios de los que me visitabais...el Quijote era otro Quijote. ¡Cuánto hemos aprendido juntos! Ele, Kety, Merche,pancho, Manuel, Antonio, Cornelivs, Paco, Asun, Myriam, Cosmo, Gelu, Jan, Alatriste, Bipolar,...

Mis lecturas anteriores me acostumbraron al lenguaje del Quijote. Lo leía fluidamente, me gustaba, por supuesto. Pero ¡cuántas cosas se me escapaban! Y eso que, durante años, en mis soledades campeñas, campeñas de Campo Real, dedicaba todos los días unos minutos a leer el Quijote, después del desayuno. Y siempre tenía el Quijote en la mesilla. Apenas terminado el "vale", seguía con "En un lugar de la Mancha". Pero lo confieso: me enteraba de muy poco.

Para hacer los comentarios ¡Cuántas vueltas di al Google, buscando información, a propósito del Quijote y su época! Literatura,Lengua, Historia, Geografía...¡Gozoso aprendizaje!

¿Y la oportunidad que me habéis dado de dar caña a la imaginación? Sí, dando vida a mis personajillos secundarios? Sí, esos que me visitaban y me llamaban "vuestra merced" y "mujer amanuense". Perdóneme, don Miguel.

¿Y las fotografías? Un día , harta de copiar y pegar imágenes ajenas me decidí a comprar una sencilla camarita. ¡Lo paso tan bien eligiendo fotos para encajar con las cervantinas palabras! Y la cámara siempre en mi bolso, por si pesco algo interesante. Aunque no tenga ni idea de Fotografía, disparo y descubro que en las imágenes hay otro lenguaje, tan bello como el de las palabras.

Esta locura nos ha salido muy bien ¿verdad amigos?

Un gran abrazo a todos.


Se me olvidaba lo principal, aunque está implícito en todo lo que dije antes. El placer de la belleza del lenguaje cervantino, el goce de leerlo. Y en esta lectura, más y mejor.

Pedro Ojeda dice en "La acequia":

"Mª Ángeles Merino, Abejita de la Vega, cuenta su incorporación a la lectura y su pasión quijotesca previa. Da en una de las claves: cómo hemos podido desarrollar la imaginación con cada párrafo. Sus entradas son todo un ejemplo."

Gracias a ti, Pedro,y a esta lectura, he llegado a una conclusión: mi tendencia es la de ir más allá y salirme del libro, como si no tuviera bastante. Conocerse a uno mismo, la principal sabiduría.
Nos vemos ¿no?






12 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Tu aportación, Abejita, ha sido ¡sublime! Qué bien que te apuntaras a nuestra aventura, además tus posts, con las fotos y (griega...) los cuadros de la Queral han sido ¡magníficos! Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Reflejas con nitidez la aventura de leer colectivamente.
Para todos -si no, no estaríamos aqui- ha supuesto un aliciente, se ha sentado un precedente digno de continuidad siempre y cuando no suponga abusar en exceso del profe.

pancho dijo...

Todavía no tengo yo muy claro quién es quién en el blog con tanto bicho volando por ahí. No lo vuelvas a explicar, por favor, que ya sé que lo has explicado muchas veces.

Suele pasar con muchos autores, cuando comienzas su obra necesitas un diccionario al lado, al final ya no es necesario. Con Cervantes pasa lo mismo, aunque se trate de vocabulario y expresiones desusadas.

Los que sabemos lo que cuesta hacer un comentario decoroso, nos podemos imaginar tus batallas para cambiarle el punto de vista a la narración. No está al alcance de cualquiera.

Dices bien sobre el lenguaje de la imagen. Para mí es uno de los descubrimientos más importantes en Internet. Tiene infinitas posibilidades. Tu capacidad para encajar fotos y texto es increíble. Trabajo doble, bien resuelto.

Nosotros hemos aprendido mucho de tus entradas, tan completas.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Ha sido un verdadero placer para mi haberte conocido, y acompañarte en este delicioso viaje quijotesco que todos hemos hecho juntos.

Inolvidable Sanchico y su "choque de manos"...!

Esta aventura será inolvidable.

Un enorme abrazo...!

Asun dijo...

Para mí ha sido un placer poder contar contigo entre los compañeros de lectura. Las apariciones de tus personajes han sido geniales.

También me ha pasado un poco como ha pancho, que me hacía un lío con los bichos voladores y no voladores. Además como me incorporé bastante tarde me costó darme cuenta de la que había aquí armada.

Creo que esta experiencia la recordaremos por siempre.

Besos

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Si mi querida abejita...todos hemos aprendido con la lectura... pasando a ser algo necesario para la conclusión de la semana. Fué un placer mientras duró y un orgullo ahora que acabó. un abrazo, nos seguimos leyendo.

BIPOLAR dijo...

Abejita, reconozco que siempre me he hecho un taco con tus personajes de carne y hueso y los imaginarios (además es no tengo tiempo real)

pero esta aventura ha sido un viaje alucinante y en este último apartado, quería leer tu opinión.

Myriam dijo...

Querida Abejita: Cuánto me alegro de haberte encontrado en este Club acequiano nuestro y nuestro por siempre. Me divertí un montón con tus personajes y toda tu creatividad litraria y pictórica. Este comenatrio tuyo me emocionó mucho además, por muchas cosas que hemos ido comentandonos.

Yo llegué virgen a la lectura -¡¡y a mi edad!!- y tú con cuatro. Tu allá y yo aquí e igual pudimos formar parte de este maravillosa experiencia.¿Increible, no?

Nos vemos dentro de poquito en los festejos.

Besos

Antonio Aguilera dijo...

De casta le viene al galgo. Valga este símil perruno para decir que ya venías junto a tus compañeras Kety y Ele "tocada del ala", o sea, afectada de filoquijotimia (como tú misma me ensañaste a escribir).

Me alegro de que te sirviera de terapia en tus difícles momentos que atravesabas: desde luego nada mejor que El Quijote con Pedro al frente. Estupendo lo de "spa" literario. Yo también soy de fines de semana. Nunca los placeres domingueros (copas y vicio)llegaron a llenarme de gozo como cuando os conocí hace ahora 2 años. Ibais ya vosotros por el cap 1.26.
Nunca es tarde si la dicha es buena, y efectivamente lo ha sido; a pesar de que en las últimas semanas he ido algo a remolque.

Lo de la representación de personajillos secundarios ha sido todo un descubrimiento por tu parte que debería pasar a los anales de la historia de la Literatura.

Muchas gracias por haberte cruzado en mi camino, Abejita MariÁngeles.

Me compraré la pelliza antifríos Castilla la Vieja, y espero que el "motorcillo" me deje acompañaros.

Un abrazo Abejita

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querida amiga:
Recuerdo el inicio, tus aportaciones y cómo fueron creciendo. Veo que la lectura te ha aportado muchas cosas, tú también has contribuido a enriquecernos a todos.
Y, como bien dices, el entusiasmo que nos ha unido.

Abejita de la Vega dijo...

Merche: la Queral fue un buen fichaje...
Paco: digno de continuidad, con permiso del profe.

pancho: ay estos bichos. Batallas ya lo creo que hay, aunque nades ya con facilidad en las aguas cervantinas. Me he divertido mucho encajando imágenes.Yo he aprendido mucho con las tuyas.

Cornelivs: lo mismo digo, un enorme placer. Sanchico y su choque de manos es genial, como digno hijo de Ele Bergón, mi amiga Luz del Olmo.

Asun: los personajes han asaltado mi ordenador y mi imaginación. Tres bichos voladores, una monja y un Sanchico moderno.No me eztraña el lío, Asun. Experiencia inolvidable.

Manuel:seguimos leyéndonos, por supuesto.Semana sin comentario, ni hablar.

Bipolar: gracias por leerme este último apartado. Todos tenemos poco tiempo...

Myriam: tu visión del Quijote es un gran regalo, venido de muy lejos. Este club nos lo ha permitido. Nos vemos.

Antonio: Kety fue una pieza clave para incorporarme a "La acequia". Luz, mi amiga Ele Bergón, mi gran maestra porque yo ni siquiera sabía lo que era un blog. Lo de los personajillos, una experiencia inolvidable para mi, aunque no pase a los anales...El Quijote fue garn terapia que recomiendo. El motorcillo aguantará, no estamos tan lejos.

Pedro: me aportó muchísimo, todos nos hemos enriquecido. Menudo tarbajo el tuyo, en cantidad y en calidad.

Un gran abrazo quijotesco. Gracias amigos.

Firvulag dijo...

Abejita, gracias a los personajes que han ido apareciendo en tu pantalla pidiendo la vez me he encontrado con enfoques diferentes sobre lo que sucedía en cada capítulo del Quijote y eso me ha supuesto un soplo de aire fresco en mi lectura. Reconozco que me he liado con las maternidades de los diferentes narradores, pero eso ya lo aclararemos en la comida.

Comparte un gran abrazo con autores, narradores y personajes que aparecen en la Arañita Campeña.

José Manuel.