martes, 24 de agosto de 2010

En busca de la ermita perdida, de Palacios de Benaver a Villanueva de Argaño (Burgos).



Estamos en Palacios de Benaver, hay que ir al otro lado de ese cerro.



Subimos por el camino que sube por el cerro. Dejamos el pueblo atrás.



Contemplamos un hermoso campo de girasoles.



Pisamos cardos y más cardos. Bajamos por laderas empinadas. Me dicen cómo poner los pies para no coger una liebre.



Las hormigas no se inmutan.



Ladeamos un trigal.



Dice E. que ahí escondida está la ermita.



Esa estela epigráfica dice que ahí se apareció la Virgen, en el siglo X, que ya llovió.



Estas mesas son ruedas de molino.



Bebemos en la fuente y nos limpiamos los arañazos de las piernas.



La ermita está cerrada. Es muy sencilla, piedra y nada más.



Este ventanuco es un poco siniestro.

Era un día de principios de agosto, en Palacios de Benaver. E. y R. me llevan a conocer la ermita de la Virgen de Argaño, en el pueblo de Villanueva de Argaño. El paisaje ,y la compañía de estas amigas, mereció la pena, la ermita no tanto. Pensaba que tenía esculturas románicas, como la de San Pelayo, en San Pedro Samuel, que me encanta.
Lo aburrida que debía ser la vida de un ermitaño, en lugares tan escondidos. El más famoso ermitaño de esta ermita fue Juan Narduck, conocido como Juan de la Miseria. Mirad lo que he encontrado acerca de este personaje:

"Jan Narduck, nacido en el Reino de Nápoles hacia el año 1526, y más conocido como Fray Juan de la Miseria. Parece ser que este personaje llegó a nuestro país con la intención de peregrinar a Santiago. Posteriormente se establece en el Santuario de la Virgen de Argaño, donde vivió algún tiempo y construyó la casita adosada a la ermita.
Más tarde conoció a Santa Teresa, a quien pintó. Pero el cuadro no debió de satisfacer plenamente a la Santa. La historia ha conservado el comentario que Teresa de Jesús hizo a Fray Juan de la Miseria cuando éste le presentó su retrato. Dicen que la Santa se quedó boquiabierta, y como era tan clara y expresiva le dijo: "Dios te perdone, fray Juan, ¡qué fea y legañosa me pintasteis!"

http://www.galeon.com/cfs/Historia.htm

Más información acerca de la ermita en:
http://www.villorejo.com/wordpress/el-santuario-de-argano/

Bueno, os he contado mi aventura en busca de una ermita. Gracias a E. y R., de Palacios de Benaver por servirme de guías, les dedico esta entrada. Un abrazo a todos los que pasáis por aquí.

¿Alguien tiene vocación de ermitaño?





SI PINCHÁIS AQUÍ, ENCONTRARÉIS UN CAMINO MEJOR Y PODRÉIS DAROS UN PASEO VIRTUAL.¡VIVA EL GOOGLE MAPS!

6 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Bueno...a uno le entran ganas de vez en cuando...pero creo que me va más el acompañamiento.....que buen paseo...besos

Merche Pallarés dijo...

Gracias por la visita a esa ermita, he pisado los cardos y trigales y ¡hasta las hormigas! La ermita, la verdad, es que no vale nada ¡qué pena despues de esa caminata! Me han gustado más las ruedas de molino... Besotes, M.

sabes algo de los frailes? dijo...

Y por este camino a donde se va?

pancho dijo...

Se respira paz y tranquilidad en ese paraje,se extraña de tan verde como aparenta.

Bonita anécdota de la santa por excelencia de estas tierras. Dicen que sin su ayuda la UDS estaría en la división de más abajo. Debía ser de armas tomar.

Un abrazo.

Cosmo dijo...

Gracias por tu felicitación en mi cumple blogueril,yo vivo como una ermitaña pero de éstas que no se priva de nada.Un abrazote

Abejita de la Vega dijo...

Manuel: la soledad a ratos.

Merche: es un buen ejercicio pisar cardos, trigales y hormigas. La ermita no tiene valor artístico. El entorno merece la pena, sólo nos faltó a los corzos, que algunos hay. Las ruedas de molino están bien, pero sin comulgar con ellas.

Sabes algo de los frailes: he preguntado por los frailes que fundaron la misión en Australia, pero tengo que buscar a gente más mayor. Pregunté a personas de cincuenta años y no lo han oído nunca.
Gracias por indicarme el camino con el Google earth, me ha dado un buen paseo. Ese es el camino que usamos al volver, cómodo y llano. Pero, a la ida, cogimos el del cerro, que es el más corto, aunque incomodísimo. Los de Palacios iban por ahí, el día en que se juntan los tres pueblos, por ¿San Quirico? Gracias, desconocido amigo.
Pancho: es un lugar de muchísima paz, ideal para un ermitaño. Desconocía que la santa de Ávila protegiera a los de la Unión Deportiva Salamanca. Nos va quedando poco, colega.

Cosmo: yo quiero ser ermitaña como tú, con mis libros, mis vídeos y mi casita cerca del mar. Y la familia a mano...Que cumplamos muchos más.

Un abrazo a todos.